Miedosa

 35815135 10217035260620548 8241709612986793984 n

El miedo es una de las cuatro emociones básicas, junto con la ira, la alegría y la tristeza. Desde mi punto de vista, es una de las emociones más interesantes. Pues está presente en casi todos los seres vivos y tiene el potencial para complicar las relaciones entre los humanos.

La función del miedo es alertarnos del peligro real o imaginario y así movilizar nuestros recursos para salir de la situación que se considera amenazante. 

Ante una situación que consideremos peligrosa para nuestra integridad física o psíquica tenemos 2 opciones de respuesta: huir o atacar. Existen estudios que sugieren que genéticamente estamos predispuestos a usar un tipo de respuesta sobre la otra.

Se  considera a una persona como miedosa cuando percibe peligro constante ante situaciones poco amenazantes o incomprensibles a los ojos de los demás. Existen todo tipo de miedos, miedo al abandono, a volar, a las aves, etc.  Incluso ante situaciones deseables como la cercanía emocional (eso tal vez lo hablemos en otra ocasión).

Al ser una emoción que moviliza nuestros recursos, el miedo puede ser nuestro mejor amigo, alejándonos de aquello que nos amenaza. Por otro lado, considerando que nuestro entorno sociocultural promueve el estado de alerta constante al favorecer la individualidad sobre los valores comunitarios, más lo aprendido en la familia (solo tú familia te quiere, somos los únicos incondicionales), más nuestra parte personal que nos alienta a estar híper alertas, logramos llegar a un punto en que la amenaza es el miedo en sí. Nuestro cerebro al vivir en estado de alerta genera niveles de cortisol y a la larga esto produce muerte neuronal, resistencia a bajar de peso, inflamación silenciosa, entre otras cosas.

Las personas miedosas, dentro de las relaciones, pueden movilizar en los otros temporalmente la sensación de vulnerabilidad, la necesidad de protegerlas. Esto es complicado, ya que se disminuye la sensación de autoeficacia, la cual está estrechamente ligada a la percepción de valía personal, al indicarte que eres capaz de resolver los problemas que tienes que enfrentar. Así que ojo si el miedo te moviliza del lado de la dependencia o te sientes inmovilizada ante la situación recuerda que la función principal es alertarnos para conservar nuestra integridad.

Considerando que los miedos que nos complican la existencia son los que resultan ser incomprensibles y complejos, vale la pena analizar de dónde vienen y si están conectados con la persona y/o situación real.

Las ventajas de ser miedosa pueden incluir el mejorar tus habilidades en la toma de decisiones al permitirte evaluar diversas vías de escape (alternativas de resolución).

Las personas miedosas podrían aprovechar la situación para alejarse rápidamente de situaciones y personas que amenacen su integridad física o emocional.

No luches con el miedo, hazle caso, evalúa y actúa en consecuencia.

 35552125 10217035260780552 6990737054439047168 n  35852477 10217035260700550 9092284219027095552 n
 
Texto:  DRA. Nadia Ocampo
Editorial: Geometría FW18
Diseñadora: Laura Arrieta.
Fotografía: Luis Linares
Director: Julio Murguía
Director de arte: Machuka
Estilismo: Jairo Cobian
Cabello: Delia Jiménez
Asistente: Antonio Viayra.
Modelo: Alejandra Velasco
 
 
 

Información de Contacto

LUVAN MAGAZINE

Datos de Contacto