Lunáticas

22471923 10155971688948755 1952721164 o

Nadia Ocampo, psicoterapeuta relacional

La palabra lunática describe a una persona de comportamiento cambiante o desconcertante.  Las mujeres tenemos mala fama en cuanto a los cambios de humor, malamente “justificados” o asociados a las hormonas. Aquí me gustaría aclarar que los cambios hormonales en los varones se dan cada 24 horas, mientras que en las mujeres se dan en ciclos de entre 21 y 28 días. Entonces, hormonalmente hablando, ¿quién es más inestable?

Ahora ¿Por qué a las mujeres se nos considerada lunáticas? ¿Qué no es normal que el estado de ánimo cambie según las situaciones que vives durante el día? ¿Podemos  aspirar a ser emocionalmente estables?

Por mi experiencia como psicoterapeuta diré que las mujeres tenemos más espacio para la expresión emocional debido a nuestra educación. La sociedad permite y promueve más la expresión emocional en mujeres que en varones, lo que nos hace más propensas a expresar una gama más amplia de sentimientos. Al vernos más emocionales, seremos más “lunáticas”. Ojo: la expresión de emociones precede a vivencias, por lo que no es un cambio inesperado, sino una respuesta a una vivencia específica.

22494772 10155971688853755 196686578 opo menos que exista un trastorno, el estado de ánimo de las personas debe cambiar con las situaciones que viven, y su duración aproximada en estado intenso es de cinco minutos.  Es decir, las emociones cambiarán durante el día, según lo vivido, a menos que tengamos problemas afectivos que nos “estanquen” en una emoción por un tiempo más prolongado.  Así que la normalidad en cuanto al ánimo y expresión del mismo es el cambio constante. Piensa en tu más reciente momento de alegría ¿Tuvo la misma intensidad más de cinco minutos o se fue transformando en ese tiempo?

Por lo tanto, a menos que estemos “locas” no podemos ser emocionalmente estables. No es deseable, y quien haya tenido oportunidad de convivir con alguien que parece no reaccionar ante los sucesos me dará la razón; es muy complejo convivir con alguien incapaz de mostrar variantes en su emoción.  

Lo que sí podemos hacer es aprender a ser más claras en cuanto a cómo expresamos nuestras emociones. Si algo de lo que dijo o hizo el otro te afectó  ¡Dilo! Intenta expresar en el momento la emoción que te provocó. No se vale responder “no me pasa nada, no tengo nada” cuando está claro que internamente estás experimentando un cambio emocional.  Al ponerle palabras no solo compartimos nuestra experiencia, también le damos oportunidad al otro de entender y responsabilizarse por lo que sucedió.  Es más lunático intentar no expresar lo que se siente, en lugar de explicar qué siento y de dónde vino esta emoción.

En general, a todos nos vendría bien estar atentos a estos cambios de humor “inesperados” y ejercitar nuestra expresión emocional para no pasar por lunáticos.

 

 

Backstage Editorial LV/ Vanidad.
Photo Alberto Magno
Fashion Stylist Estilista Antoni Folch
Mua Hair Paola Darnely
Model Anastacia Rumiansteva Blow Models
Assistant Mikel Andrei

22429384 10155971688848755 1177689719 o

Información de Contacto

LUVAN MAGAZINE

Datos de Contacto