Vanidad

 

Por Dra. Nadia Ocampo

La vanidad tradicionalmente se asocia con lo vano, de poca importancia o vacío. Sin embargo, la vanidad puede ser una actitud constructiva. Nos da la posibilidad de sentirnos cómodas en nuestra propia piel, sin compararnos con los estándares de belleza, que siempre son subjetivos a la vista y opinión de cada quien.

Todo el mundo tiene derecho a sentirse bien, no tiene nada de malo disfrutar de sí misma. ¡La vanidad es una actitud! Implica reconocerte como única y hermosa. Aprende a disfrutar de la imagen que te devuelve el espejo y de las sensaciones que tu cuerpo provoca.

Identifica los rasgos que más te gustan de ti y, ¡destácalos! ¿Qué tiene de malo dirigir la atención hacia aquello que más te gusta?

Vístete y maquíllate para ti, para nadie más. No importa que sea domingo, la ocasión especial la haces tú. Eres tu única competencia, compárate sólo contigo, con tus resultados. Cuestiona cualquier idea que aparezca imponiéndote ideales de belleza absurda e irreal.

Si lo no te gusta de tu imagen, puede ser que tenga relación con aquellas ideas absurdas como: no ser lo suficientemente de tal o cuál forma, tamaño o color. ¡Deséchalas! Lo hermoso está en lo diferente, la producción en serie pierde valor. La vanidad no tiene edad, pregúntenle a Iris Apfel, que a sus 95 años es ejemplo a segur: "Me pongo lo que me gusta".

Información de Contacto

LUVAN MAGAZINE

Datos de Contacto