MUJERES CAPRICHOSAS

Por Dra. Nadia Ocampo

jhfkjahkjfah

Otro estereotipo de género que nos persigue a las mujeres es el de ser caprichosas y aceptémoslo, esa puede ser una característica de cualquier ser humano independientemente de su sexo. En los hombres, el ser caprichosos se equipara con ser tenaces.La terquedad masculina que con frecuencia se interpreta como una virtud en las mujeres es vista como una debilidad. Primero aclaremos que ser caprichosa no es sinónimo de ser intransigente, desconsiderada o irresponsable. Un capricho puede venir en mil formas pero ante todo, debe ser algo que nos llame poderosamente la atención. Pueden ser cosas insignificantes o banales como querer un labial de colección o perseguir otros objetivos, como lograr empatar agendas para las soñadas vacaciones en familia, cambiar de casa o alcanzar alguna meta laboral.

rgg

Ser una caprichosa eficaz requiere desarrollar por lo menos habilidades de observación y persuasión para salirse con la suya. ¿Has pensado en los pasos que sigues para conseguir un capricho?

Para que nos cumplan nuestros caprichos tenemos que:

1. Saber interpretar el estado de ánimo del otro.

2. Elegir el momento en el que podamos hablar de lo que queremos.

3. Convencer al otro de que lo que queremos es una necesidad o es lo mejor para nosotros como pareja; las mujeres no sólo actuamos por beneficio propio.

4. Una vez que vendimos la idea, con frecuencia es conveniente darle crédito al otro, algo así como hacerlo pensar que también fue su idea.

5. Cerrar el trato y todos contentos.
¿No se parece eso más a una excelente estrategia de ventas? Las abuelas decían que se atraen más moscas con miel que con hielo. ¡Tenían toda la razón! Así que si te consideras o los demás te creen caprichosa, ¡ya va siendo hora de evaluar si realmente estas desarrollando todo tu potencial!

Tener objetivos claros e ir por ellos es una gran cualidad.



VANIDAD

 

Captura de pantalla 2016 10 24 a las 11.40.52

La vanidad tradicionalmente se asocia con lo vano, de poca importancia o vacío. Sin embargo, la vanidad puede ser una actitud constructiva. Nos da la posibilidad de sentirnos cómodas en nuestra propia piel, sin comparar- nos con los estándares de belleza, que siempre son subjetivos a la vista y opinión de cada quien.

Todo el mundo tiene derecho a sentirse bien, no tiene nada de malo dis- frutar de sí misma. ¡La vanidad es una actitud! Implica reconocerte como única y hermosa. Aprende a disfrutar de la imagen que te devuelve el espejo y de las sensaciones que tu cuerpo provoca. 

Captura de pantalla 2016 10 24 a las 11.40.56

Identifica los rasgos que más te gustan de ti y, ¡destácalos! ¿Qué tiene de malo dirigir la atención hacia aquello que más te gusta?

Vístete y maquíllate para ti, para nadie más. No importa que sea domingo, la ocasión especial la haces tú. Eres tu única competencia, compárate sólo contigo, con tus resultados. Cuestiona cualquier idea que aparezca impo- niéndote ideales de belleza absurda e irreal.

Si lo no te gusta de tu imagen, puede ser que tenga relación con aquellas ideas absurdas como: no ser lo suficientemente de tal o cuál forma, tamaño o color. ¡Deséchalas! Lo hermoso está en lo diferente, la producción en serie pierde valor. La vanidad no tiene edad, pregúntenle a Iris Apfel, que a sus 95 años es ejemplo a segur: “Me pongo lo que me gusta”. 

Información de Contacto

LUVAN MAGAZINE

Datos de Contacto

Boletin de noticias

Error : Please select some lists in your AcyMailing module configuration for the field "Suscribir automáticamente en" and make sure the selected lists are enabled