¡Lujuriosas!

21389117 10214488905243255 2130629448 o

Escrito por:  DRA. Nadia Ocampo, Psicoterapeuta Relacional.

 



La lujuria, por desgracia, no es una característica frecuentemente asociada a las mujeres.

Históricamente el placer de la mujer ha sido pecaminoso, indeseable, sucio, ocultado, asociado a “mujeres de la vida galante”, descocadas, locas, inadaptadas, malas mujeres, etc. Nos han enseñado a que el deseo está en función de los deseos del otro (comúnmente varones). Las mujercitas tendríamos entonces que mantenernos recatadas e inexpresivas. Manifestar interés sexual era y, por desgracia, sigue siendo mal visto. Ideas sexistas generalizadas indican que el placer femenino debe ser despertado, como si estuviera dormido y necesitara de otro. 

Pues resulta que el deseo no tiene ni sexo ni género, ¡todos sentimos! El criticar las expresiones de deseo sexual en la mujer se ve reflejado principalmente en la anorgasmia (dificultad para experimentar placer sexual), alcanzando cifras hasta del 60%.



Vivimos en una sociedad incongruente, donde se cosifica a la mujer como objeto sexual y al mismo tiempo se le impide expresar su interés por recibir placer. Ver a un hombre con "ojos de deseo" es mal visto, anticipar las necesidades sexuales expresando que se quiere sólo sexo “es cosa del demonio” o a causa de algún trauma, críticas que generalmente provienen de alguna de nosotras mismas. Con frecuencia la queja de la pareja estriba en el "siento que no me desea", es decir, todos necesitamos sentirnos queridos y deseados por la persona que amamos, es por eso que mostrar interés sexual es ingrediente indispensable en toda relación de pareja y es necesario eliminar mitos y tabúes alrededor de ello. ¡El sexo es una necesidad básica del ser humano como especie! ¿Por qué seguir negándolo? ¿Qué sentido tiene criticar y ocultar algo que es tan natural y necesario?

 21389496 10214488905203254 1117355675 o  21362083 10214488905123252 689916182 o



Otro tabú es creer que las mujeres no podemos tener sexo sin amor; una gran mentira que nos hemos creído a pie juntillas. El placer sexual es una respuesta a los estímulos eróticos y no es necesario estar enamorada para que el cuerpo responda. Eso no nos hace lujuriosas, ¡nos hace humanas! Obviamente, siempre teniendo presente que el placer sexual se debe acompañar de las condiciones de seguridad requeridas.

La propuesta de hoy es: ¡atrévete a romper esquemas sexistas y sé lujuriosa!; pregúntate: ¿qué tanto conoces tu cuerpo?, ¿reconoces tus respuestas sexuales?, ¿expresas con claridad tu interés y necesidades sexuales a tu pareja?; y otro punto súper importante para promover estereotipos más equitativos y hacer una mejor sociedad, deja de criticar a las mujeres que se atreven a ser lujuriosas, ¿o lo haces por qué mueres de envidia?

 

 21390379 10214488905003249 1374185924 o  21392547 10214488905163253 113702209 o
 
Photo: Francisco Soberanis. Asistant: Izhar Garcia 
Model: Fernanda Machado at New Icon Model Managament.
Realization: Frank Matadamas.
Beauty: Belle Atellier.
Styling: Kari Castillo.
Bralettes: Moccamx.
Creative Direction: By Nina Lima.
 
 
 

Dependientes

v3

Por Dra Nadia Ocampo

Psicoterapeuta relacional

La imagen de la mujer dependiendo de las decisiones de alguien más ha sido fuertemente penalizada. ¿vale la pena satanizar esta característica?

En busca de la equidad las mujeres hemos diversificado y multiplicado las tareas que realizamos, con o sin independencia de las ideas de género tradicionales. Al parecer esta idea aún no impacta tanto en la imagen que se tiene de qué dependemos, en mayor o menor medida, de nuestras relaciones de pareja, madres, hijas, etc. El ser dependientes ha sido una de las características de rol de género tradicional,que desde mi punto de vista, se ha trabajado más por eliminar, y me gustaría exponerles un ejemplo concreto para reflexionar.

vnaidad1En Suecia en los años 70s decidieron por política pública que la única forma en la cual podríamos saber si alguien quería o no estar verdaderamente con alguien en cualquier relación, era si esta no estaba mediada por ningún tipo de dependencia. El énfasis se centró en promover total independencia económica, lo que llevo a modificaciones en los espacios habitacionales, facilidades de empleo para todas las edades a partir de la adolescencia, y un discurso público sobre la im- portancia de la independencia y lo dañino de la dependencia. Lo que no se considero es que las relaciones interpersonales se basan en el intercambio  emocional,  la necesidad de consenso, aprender a decidir aquello que sea favorable para la relación y sus integrantes. El resultado de este experimento social no ha sido para nada alentador, los vínculos familiares se han visto afectados, no solo los de pareja. Al apostar por  la independencia se perdió contacto con los vecinos, amigos, familia todo tipo de relación. Los porcentajes de personas que viven solas son muy altos y en ocasiones pasan hasta dos semanas para que descubran que alguien murió sólo en su hogar; una de las peores pesadillas para muchos de nosotros. Si les interesa profundizar en el tema pueden buscar el docu- mental “la teoría Sueca del Amor”, de Erik Gandini.

 

Es difícil que en nuestra época la dependencia total de la mujer del siglo XIX pueda hacernos felices, el rol pasivo de la mujer, esperando ser atendida, supeditada a lo que le puedan dar, no abona en mucho a nuestra nutrición emocional (Sentirnos queridos, respetados y reconocidos). Visto así la dependencia debería quedar en desuso y dar paso a la interdependencia, es necesaria para fomentarlas relaciones humanas, cierto grado de interdependencia aumentará nuestra sensación de respeto, valoración y ca- riño ¡El desear recibir es una característica humana!

 

Todo está en el equilibriO.

Nuestra felicidad depende en parte de la construcción que hagamos de ella pero también tiene un componente relacional que se basa en el intercambio con los otros, así que no  es negativo esperar que los otros sean atentos contigo, tengas detalles y te consideren. Habrá que agregar los espacios donde no dependas de la opinión, tiempo y necesidades de los otros. Por ejemplo, si tiendes más a la dependencia relacional, asegúrate de ser respetada y correspondida en ella, que eso no te genere sensación constante de abandono o sufrimiento de cualquier tipo. Busca ser claramente independiente en alguna área y siente orgullo por ello.

 

¡Basta de promover en el discurso la total independencia, Dejemos de culparnos por desear y buscar relaciones vinculantes y aceptemos nuestras características humanas!

vanidad v4

Fotografía por: Francisco Soberanis

Modelo Macarena Hoffman de Queta Rojas Model Managment

Maquillaje y peinado Gaby Alva

 

 

 

Románticas

Romanticas 1

POR Dra. Nadia Ocampo
psicoterapeuta relacional

En el arte, el romanticismo es una corriente que da el lugar central a la emoción sobre la   razón.

Los románticos viven expresando intensas emociones, son apasionados, creen en el destino y al sentir tan intensamente también se arriesgan a sufrir con la misma intensidad.

Ser romántico va más allá de actitudes y conductas temporales en determinadas etapas del desarrollo de una relación de pareja, comúnmente ubicadas entre el galanteo, noviazgo y primeros años de matrimonio. Es una condición de carácter de la persona que incluye hasta cierto punto tinte de pensamiento mágico.

¿Qué te define como romántica? 


Creer en el destino:

Ante los avatares de la vida, encuentra explicación en el destino. “Encontrarnos ya estaba escrito”, “el destino esta trazado”, “lo que tiene que pasar ya está escrito”, son ideas románticas;

Amplio repertorio de expresiones de amor: No se limitan a la expresión oral. Cuando de amor se trata, hablan de ello, el decir te quiero o te amo es cotidiano y claro también les agrada que les endulcen el oído con ese tipo de expresiones. Además, buscan la forma de hacer saber al otro lo que sienten con acciones, atenciones y apoyo en situaciones diversas;

Viven apasionadamente las relaciones interpersonales.

Viven intensamente las emociones en general, pero se encuentran en una categoría aparte aquéllas que están asociadas al romance, pues al dejarse llevar por la emoción más que por la razón, rápidamente se involucran en las relaciones y tienden a la idealización del ser amado e incluso a los amigos. Esto puede ocasionar dificultades en las relaciones al sentir que no son correspondidos con la misma intensidad o compromiso.

En este mismo sentido, generan acciones con la intención de dar un toque especial a los momentos, justo en ese punto tenemos también un problema pues si bien    generar momentos agradables en las relaciones debería ser un constante, es muy complicado que esto sea realizado en la misma medida por el otro y que se mantenga en el tiempo. No es lo mismo la etapa de enamoramiento que tres años después, y los románticos buscaran que estas sensaciones sean igualmente intensas, lo que no se siempre se lograra.

romanticas2

Son soñadoras:

Las creencias del amor eterno acompañan las ensoñaciones de los románticos. Esto no constituye un problema siempre y cuando se base en experiencias vividas en la relación y no se precipiten tanto. Por ejemplo, iniciar preparativos de boda sin comunicarlo a la pareja, “para que esperar si está claro que somos el uno para el otro”; el soñar despierto y proyectar a futuro es una característica de gran utilidad en contextos laborales y profesionales, pero no siempre ayuda en las parejas. Vale más mantener “el romanticismo todos los días” que ponerse a “futurear en solitario.

Romanticas3

El amor lo puede todo:

Ojo, ésta es la idea más peligrosa entre las románticas. Atribuir al amor poderes paranormales que lograran cambiar lo incambiable, mover montañas, acortar distancias, redimir entuercos o curar cualquier mal, es un peligro en potencia. Y en el antepenúltimo párrafo, que mejor diga: “Con el amor no basta, y esto es algo en lo que las románticas de corazón me dará la razón. Las decepciones son amargas, y el precio por mantener una ilusión puede ser muy alto”

Dar mayor importancia a la emoción sobre la razón puede parecer inofensivo, incluso es deseable en muchas ocasiones, pero es un peligro si hablamos de planear  o tomar decisiones a largo plazo.

No renuncies al romanticismo, pero monitorea constantemente tu comportamiento. El romanticismo expresado en lo cotidiano y conectado con la realidad, te traerá mejores resultados en tus relaciones que dejar volar la imaginación y la emoción.

romantica4

HAIR: Marina Migliaccio

MUA Dani Martínez usando Mac

PHOTO Chris Chandler

MODELO Carson De Ford Models. 

SUMISAS

suimsa1

Escrito Por: Dra. Nadia Ocampo Psicoterapeuta Relacional

Existen varios tipos de mujeres sumisas, cada una tiene sus razones conscientes o inconscientes para permanecer en una relación, normalmente de pareja, pero puede darse en otro tipo de relaciones, como de amistad o laboral. Ser sumisa implica que tus necesidades, voz y deseos quedan borradas por la existencia de otro, es decir, por lo que el otro quiere o necesita, incluso si no lo pide.
Las mujeres mexicanas en especial tenemos una tradición que valora en la mujer el ser eternamente amorosa, modesta
y sobre todo, abnegada.
Una pregunta que surge constantemente al hablar del tema es ¿existe una mujer sumisa que sea feliz? En mi experiencia como terapeuta, existen mujeres con alma independiente y actitud sumisa, que ante la dependencia económica mantienen esa actitud, digamos que por conveniencia o miedo de perder el nivel de vida que obtienen de la relación de sumisión que mantienen.

Otras sumisas lo son por ellección ya sea por amor, por culpa, por creer que es su papel o misión en la vida o porque sólo así sienten que obtienen el amor del otro. Me someto a costa de mí.

La mujer rota es la víctima estupefacta de la vida que ella misma se eligíó: una dependencia conyugal ( entiéndase dependencia emocional) que la deja despojada de todo y de su ser mismo cuando el amor le es rehusado". Simone d Beauvoir.

Para dejar de ser sumisas es necesario elegir las batallas y asegurar tu integridad física y emocional(muchas mujeres son sumisas para evitar la ira de sus parejas y de esa forma suponen que evitan actos violentos). Dejar la sumisión de lado es recuperar tu valía personal sin arriesgar tu integridad.

Comienza por cosas cotidianas, pon tus necesidades en claro y tómalas en cuenta para tomar tus decisiones diarias.

Aprende a decir no, inicialmente tómalo como un ejercicio. ¿Cuántas veces accedes a lo que te piden sin realemnte quererlo?, o dices sí, comprometida por pensamientos como "¡si digo que no, qué dirán?". o "no puedo hacerlo pero tampoco es tan complicado, podría organizarme y hacerlo".

Organiza tus horarios de forma que no giren alrededor de los otros.

Busca una actividad que sea sólo tuya, donde nadie sea requerido: Puede ser una clase, unos minutos de meditación, salir a caminar, etc.

Ten tus propios ingresos, poco o mucho, séra tuyo y eso le da un valor distinto.

Habla de lo que ocurre con las personas en quien confías, pero no a modo de queja (lo cual sería hacer más de lo mismo), busca alternativas.

Puede que tu sumisión haya estado contigo muchos años y sea resistente al cambio, no te desesperes. No estás luchando con una parte de tu personalidad, sino con una mala costumbre de ir por la vida annulándote ante los demás.

                                sumisa2 sumisa3sumisa4

Fotografía: Francisco Soberanis

Modelo: Tatsiana Trakhimets para Paragon Model Management

Maquillaje: Daniela De La Vega

Cabello: Daniel Casillas

PARANOICAS

 

paranoicas1Escrito Por: DRA NADIA OCAMPO

PSICOTERAPEUTA RELACIONAL

La paranoia, ideas y/o delirios paranoides implican, por ejemplo, sentir que los demás están actuando en tu contra, que las personas que te rodean tienen motivos ocultos, creer que te quieren hacer daño, pensar que eres observado o perseguido, que te quieren matar o envenenar, que te están explotando o se están aprovechando de ti, entre otros. Clínicamente existen dos tipos de trastornos paranoides: el trastorno psicótico tipo delirio persecutorio paranoide y el trastorno de personalidad paranoide.

paranoicas2

 Las ideas paranoides son comunes y no son extrañas, siempre y cuando no sean recurrentes y no existan antecedentes de enfermedad mental. Estadísticamente las psicosis se presentan principalmente en hombres. Entonces, ¿por qué las mujeres tenemos fama de paranoicas? Esto pudiera deberse a la llamada “intuición femenina” o en términos científicos el efecto de las neuronas espejo (estudiadas en primates, incluyendo humanos), éstas son las que nos hacen identificar la emoción del otro y como respuesta a ello cambiemos también nuestro estado de ánimo. Entre más conexión emocional se tenga con el otro, comúnmente es más fácul identificar sus emociones y por lo tanto decodificar sus intenciones.

¡Tener ocasionalmente alguna idea de que alguien pretende hacernos algún tipo de daño o no tiene buena sintenciones, incluso cuando estos pensamientos no tengan fundamento alguno, no hace paranoico a nadie!

Cuando la historia de la relación nos pone en estado de alerta, teniendo elementos para creer que nos pueden "jugar chueco" y que más vale ir con cuidado para evitar un disgusto mayor, NO ES PARANOIA.

paranoicas3

Después de un evento traumático a cualquier escala, por ejemplo, haber sufrido un asalto, ser testigo de un accidente, etc... es común, dentro de los primeros días posteriores, entrar en estado de híper alerta, respondiendo con sobresaltos a estímulos que bajo otras circunstancias se podrían considerar mínimos. Esto corresponde más al estrés postraumático que a una paranoia.

Las complicaciones que se presentan cuando existe una perosnalidad paranoide o delirio son el aislamiento social y problemas en el trabajo, escuela o relaciones más cercanas con amigos y familiares.

Ambos trastornos tiene tratamiento, el éxito del mismo dependerá del tiempo de evolución (por lo tanto mientras más rápido se atienda, mejor), los antecedentes personales y familiares, así como la gravedad de los síntomas.

paranoicas4

FOTOGRAÍA: NIGORETTE

POEMA: MIGUEL ROSALES

PEINADO: REDKEN MÉXICO

MODELO: COLUMBA DÍAZ

COLECCIÓN: JORGE AYALA PARÍS

MUSEO SOUMAYA

Información de Contacto

LUVAN MAGAZINE

Datos de Contacto