Spring Cleaning: Cómo hacer un détox de tu clóset sin morir en el intento

Spring Cleaning

El invierno ha llegado a su fin y la primavera está a la vuelta de la esquina. Lo que significa que ha llegado el momento de renovar nuestro guardarropa. Pero antes de salir corriendo de shopping, es importante deshacernos de todo aquello que solo ocupa un espacio en nuestro clóset. Por lo que aquí te damos algunos tips infalibles para lograr ese détox sin morir en el intento.

Parte por parte

Si tienes demasiada ropa, zapatos y accesorios, probablemente limpiar tu clóset y cajones en un solo día será misión imposible y terminarás dándote por vencido. La mejor recomendación es ir por partes. Un día revisa tus cajones, otro día zapatos, después lo que tengas colgado de lado izquierdo, etc. Recuerda tener a la mano bolsas o cajas rotuladas con lo que quieras conservar, donar o reparar, y ve guardando las piezas que ya revisaste en cada uno. De esta forma te será más fácil poner orden.

Por temporada

Quita de tu clóset la ropa de temporada para liberar espacio. Puedes guardarla en cajas o maletas bajo tu cama o en algún otro sitio mientras llega su tiempo para usarse. Por ejemplo, durante el verano no es necesario tener todos tus suéteres chunky, botas y abrigos estorbando. De igual forma, los trajes de baño, sandalias y vestidos veraniegos no deberían ocupar espacio en tu clóset durante el invierno.

Evalúa el daño

La forma más fácil de limpiar tu clóset es deshacerte de todas aquellas piezas que están manchadas, desteñidas y con roturas más allá de una simple reparación. Toda la ropa que ya no está en condiciones de ser usada debes sacarla de tu vida y ni siquiera usarla como pijama. Mejor encuentra formas creativas de reutilizarlas como hacer una camita para tu mascota o una bolsa para el súper. Puedes encontrar muchas ideas en YouTube o Pinterest.

Si no es tu talla, deshazte de ella

Todos tenemos ropa en nuestro clóset que no es de nuestra talla. Por lo que, si tiene más de seis meses guardada y todavía no te queda, tienes dos opciones: conseguir un buen sastre o costurera para arreglarla o donarla. Sabemos que ese vestido talla chica o esos jeans son una buena motivación para no faltar al gym y continuar con la dieta, pero desafortunadamente también están ocupando valioso espacio en nuestro clóset.

Quédate con lo que de verdad amas

En promedio, las personas solo utilizan el 20% de su ropa. Por lo que si tienes mucha ropa “parecida” pregúntate si de verdad la necesitas o la quieres. Si tienes piezas que no estás muy segura si conservarlas o no, hazte las siguientes preguntas:

“¿Esto todavía representa con precisión mi estilo actual?”

“Si estuviera de compras en este momento, ¿compraría esto?”

“¿Me siente segura/poderosa/hermosa cuando uso esto?”

Si la respuesta es no a alguna de estas preguntas, entonces dona esa ropa.

Piensa antes de comprar

A todos nos encanta estrenar y cada dos semanas hay nuevas tendencias en los aparadores de nuestra tienda favorita que, por supuesto nos invitan a comprar, pero ¿de verdad lo necesitamos? O ¿Cuántas veces lo vamos a usar?

Durante la ceremonia 90 de los Oscar, algunas actrices como Rita Moreno y Tiffany Haddish nos dieron una lección sobre reutilizar vestidos. Además, en palabras de Coco Chanel: menos, es más. Así que tal vez podríamos tratar de vivir con menos piezas en nuestro clóset, no solo ayudaremos al planeta, sino que también podremos arreglarnos más rápido.

Información de Contacto

LUVAN MAGAZINE

Datos de Contacto