Mi primera vez

 Resultado de imagen para pareja intimidad

Escrito por Julieta

¡Wow! Hablar de "la primera vez" es irme muchos años atrás; ya casi no lo recuerdo,  era tan inexperta y tan niña, viviendo en una sociedad moral, machista y con creencias religiosas que nos impiden vivir plenamente el sexo. Yo era joven y tenía esa sensación de ganas y miedo a la vez.

Pero para mí, la verdadera primera vez fue hace pocos años. Aquella ocasión en que tuve el mejor sexo de mi vida y que me hizo despertar del profundo sueño de un matrimonio aburrido, donde era más importante barrer y trapear, y donde todas mis fantasías sexuales eran acompañadas de los tres tomos de Cincuenta Sombras de Grey y una taza de café.

Llegó el momento, estaba lista para tomar la decisión de divorciarme; ya no dolía, era mi momento: soltera, joven aún, atractiva y con toda la experiencia de mi edad y mi pasado. Con ganas de comerme el mundo de nuevo, de volver a sentir, de disfrutar al máximo la vida, mi cuerpo y mi tiempo. Y así pasó, me enrolé en una relación donde me di cuenta que a mi edad, el sexo cambia. Se vuelve diferente, nuevo y sobre todo, se vuelve sucio. ¡Qué rico! 

Te haces vieja y se nota en tu cuerpo, pero ahora me siento una mujer con experiencia suficiente como para tener en mi cama al que yo quiera. Claro, ahora no soy tan fácil de satisfacer. Me doy cuenta de que en la cama todo me gusta, hasta las cosas más oscuras que nunca imaginé. Disfruto, grito, gimo, sin pensar en nada, sólo me concentro en disfrutar.

Mi primera vez fue una noche, con alguien que ya tenía tiempo queriendo todo con el ¡Cómo me gustaba! Quería a ese hombre en mi cama y él me deseaba también, lo podía sentir. No me importó ni su pasado, ni el qué pasará después, ¡nada! Solo lo deseaba, lo quería para mí, tocarlo, saborearlo, fundirme en él como nunca jamás lo hice.

Esa noche bebimos y bebimos, hablábamos mientras nos mirábamos a los ojos, con ese deseo que solo te da la primera vez y cuando menos me di cuenta nuestros labios comenzaron a besarse. Sentí cómo dentro de mi se desataron todos los demonios, terminé en sus brazos como era mi deseo, me cogió como si fuera una puta, su puta; todas las posiciones, todos los rincones de mi cuerpo recorrió; no hubo lugar en donde no se escuchara el eco de mi respiración agitada.  De ahí no pude parar, fue la noche, la mañana , los días. Soy una mujer adulta que disfruta el placer del sexo. Y mi primera vez no fue en mi adolescencia, fue ahora y ¡Que primera vez!.

Información de Contacto

LUVAN MAGAZINE

Datos de Contacto