MORIR O RENACER... ELIJO RENACER

romance
 
Obra de arte por Irene García
Narrativa por Julieta
Texto por Juan Alberto Hernández
“Los sapos de Julieta” Morir o renacer... elijo renacer.
Julieta nos cuenta... “¿Y dónde quedo ese botón que lleva a la felicidad?, luna de miel rosa pastel, clichés y tonterías.” ¡¡¡Tonterías!!! Así las llamo ahora, antes mi vida era perfecta, fiestas, salidas, sexo, romance... Después de años de casada me di cuenta que había caído en la más terrible monotonía, trabajar, limpiar casa, hacer de comer, atender a mi hijo y a mi marido. El trabajo nunca terminaba. Era la típica Cenicienta sin zapatilla de cristal, ni carruaje encantado.
Siempre me preguntaba si alguna vez volvería a sentir esa pasión que hace humedecer tu entrepierna de sólo verlo, de sólo pensar en que lo vas a ver. Y así fue como comenzó todo y me aventuré a volver a sentir, a vivir y a dejar atrás todo lo que me hacía sentir muerta.
Terminé mi matrimonio, lo cual fue fácil, ya no había nada que rescatar, excepto a mí misma. Y ahí estaba tan cerca de mí, ese hombre que me devolvió todo, tenerlo cerca me devolvió el alma en cada respirar, aliento con aliento, cuando sus labios me besaban intensamente y humedecía mis labios con los suyos.
 
 
Resultado de imagen para beso gif
 
Me volví loca de amor, de pasión, como si fuera una niña que no tiene control de sus sentimientos y sólo podía entregarme al calor de sus manos, todo aquello fue una locura que me dejó la huella más profunda que nadie había podido dejar. ¿Cómo describir la locura de sus besos...? ¿Cómo descubrir el secreto para que se pierda por mí como yo estaba por él...? ¿Cómo me había perdido de tanto en todos estos años...? Era obvio no se puede vibrar en un firmamento que no nació para retumbar. ¡Aún sigo con él y cada noche que llego a su departamento sigue siendo un festín!
 
Imagen relacionada
 
Juan Alberto Hernández, nuestro terapeuta comenta:
Como antes hemos explicado en esta columna, en cuanto a la sexualidad sea refiere, existen gran cantidad de maneras en que la demostramos, tanto en las esferas de lo propio, así como con otras personas. Según el Dr. Álvarez-Gayou Jurguenson (2011) a aquellos estímulos que nos excitan se les conoce como Estimulo Sexual Efectivo (ESE), que nos brindan la posibilidad de identificar aquello que nos va atrayendo más y genera en nosotros una respuesta sexual humana.
Estos estímulos se dividen en aquellos que son de origen corporal (reflexogénicos) y los psicológicos.
 
En la primera categoría podemos identificar, por ejemplo, elementos corporales como el llenado de la vejiga, mientras que en la parte psicológica se encuentran los cinco sentidos y la fantasía.
 
Imagen relacionada
 
Es importante hacer mención, que no se trata solamente del coito, sino de estímulos que generan en nosotros una respuesta sexual, lo cual va desde el deseo, pasando por la excitación, hasta llegar al orgasmo. Estos estímulos regularmente permiten que haya prácticas muy comunes como son los besos o las caricias y que socialmente son conductas sexuales aceptadas.
Sin embargo, también existen otras conductas de las cuales podemos participar, como son el exhibicionismo, el voyerismo o escoptofilia, la fobofiliala expresión corpórea de la sexualidad, donde existe un gusto o placer asociado con el peligro o el temor, la grafofilia -dividida en logofilia, relacionada con las palabras y la iconofilia, con las imágenes-, entre otras.
Resultado de imagen para manos gif
 
La lista es muy amplia y lo importante es que estas expresiones enriquezcan nuestra experiencia sexual. Esto también nos lleva a aclarar que hay algunos casos en donde las personas única y exclusivamente pueden sentirse excitados a partir de un estímulo o para conseguirlo requieren coaccionar a que otra persona participe en sus prácticas.
 
Sin duda esto requerirá de una atención especializada por parte de un profesional como un sexólogo, un terapeuta o un psiquiatra. Por otra parte, debemos comprender que conforme nos vamos desarrollando y crecemos las formas de expresar nuestra sexualidad van cambiando, dándonos la posibilidad de encontrar y explorar un mundo que se va ampliando. Y tú, ¿reconoces cuáles son tus estímulos sexuales efectivos? Para leer más: Álvarez-Gayou, J. L. 
 

Información de Contacto

LUVAN MAGAZINE

Datos de Contacto