Электроинструмент Makita по низким ценам
knee surgery

Sexo-adicción, la hipersexualidad llevada al extremo

La sexualidad, igual que otros temas en el entorno social, lejos de ser abordado en forma abierta y analítica, representa un tabú que genera desconocimiento pleno de la importancia que representa, problemas y conductas sociales que repercuten en el desarrollo de los individuos, desde la infancia y la adolescencia.

La adicción al sexo, que junto a otros aspectos de la sexualidad, no se aborda en forma adecuada, pese a los problemas emocionales, psicológicos, físicos y sociales que ocasiona.
Se puede encontrar personas hipersexuales, consideradas dentro del rango de “lo normal”, dado que sólo es parte de su vida sexual, es decir, son hábitos que no repercuten en su vida personal, social y laboral.
 
“Si son personas que viven en pareja y terminan su relación, van y buscan a otra persona; pero solamente para vincularse sexualmente, no porque haya un afecto, un gusto, cariño o amor, nada más busca tener relaciones sexuales, incluso, teniéndola con múltiples parejas e ir satisfaciéndose, cada vez generándoles placer”.

¿Irritable, ansioso? Tal vez eres adicto al sexo

La doctora alerta que cuando estas personas no tienen el contacto sexual, se tornan irritables, ansiosos, desesperados, inquietos, agresivos y con ciertos estados depresivos.
La hipersexualidad es muy frecuente en las personas que tienen inestabilidad emocional tipo límite o conocidos también como “border line”, donde este tipo de patologías resulta muy común y en donde tienen muchas parejas o bien son muy inestables emocionalmente, con afectos muy fuertes, pero también muy superficiales, incluso terminan con alguien que quieren mucho y creen que teniendo relaciones sexuales con otras parejas, pueden cubrir esta necesidad afectiva.

Tres formas distintas de llegar al orgasmo.

La percepción de llegar al orgasmo es distinta tanto en hombres, como en mujeres y depende de las sensaciones de cada persona. Se dice que todos los hombres llegan al orgasmo, pero que para las mujeres es más difícil llegar al clímax.

Diversos estudios muestran que solo el 25% de las mujeres logra tener un orgasmo con penetración vaginal. Esto se debe a que la vagina no tiene las suficientes terminaciones nerviosas por lo que se necesita de mucha estimulación extra o bien concéntrate en otros puntos de su cuerpo como pezones y punto G.

¿Qué es el orgasmo?

El orgasmo o clímax es el punto culminante o de mayor satisfacción en las zonas erógenas o sexuales. Se sabe que no hay dos iguales, ni en intensidad ni en duración, ni siquiera en la misma persona.

Estudios muestran que el orgasmo masculino dura entre 3 y 10 segundos. Mientras que en la mujer dura un poco más, entre 10 y 25 segundos.

La mujer puede tener diferentes tipos de orgasmos, según la zona que se estimule.

El Clitoriano

El clítoris, con más de 8 mil terminaciones nerviosas, es la zona más sensible de los genitales femeninos, es el único órgano del cuerpo dedicado exclusivamente al placer y la forma principal del orgasmo en la mayoría de mujeres. La mejor forma de llegar a este tipo de orgasmo es a través de la masturbación, para comprender cómo y dónde está este punto de placer para después replicarlo con la pareja.

El Vaginal O Punto G

El segundo tipo de orgasmo más común, pero más difícil de conseguir a diferencia de la estimulación del clítoris. Requiere unos 15 minutos de penetración constante para conseguirlo, por lo que solicita una dedicación absoluta.Si la penetración no es suficiente, la mejor manera de conseguir este tipo de orgasmo es utilizando los dedos. Puede pedirle a su pareja que introduzca su dedo pegado a la pared interior y que lo mueva constantemente como si estuviera haciendo señal de “ven aquí”.

El Mixto

Es el orgasmo que se produce al unísono en clítoris y vagina. Intenta dos posiciones que permitirán una penetración completa con estimulación simultánea. Una es sentada a horcajadas sobre su pareja, controlando el ritmo y la fricción del clítoris. La otra es la de “perrito” dejando que el hombre se encargue de la penetración y la mujer del clítoris.

La comida afrodisíaca, aparentemente tiene más de mito que de realidad, sin embargo,  existen nutrientes para mejorar la salud sexual, uno de ellos es el zinc.

El zinc es un mineral que se produce naturalmente en la tierra. Está contenido en ciertas verduras, carnes, pescados y mariscos. Desempeña un papel vital en procesos que incluyen el crecimiento, la inmunidad y la reproducción.

El Zinc Y La Disfunción Eréctil

Un estudio demostró que los hombres con deficiencia de zinc tienen poco rendimiento sexual, testículos menos desarrollados y un menor recuento de esperma, además, de que impacta en directamente en las hormonas sexuales, como la testosterona y la prolactina.

Un estudio realizado con animales concluyó que tomar una dosis oral diaria moderada de sulfato de zinc mejoró el control eyaculatorio y la firmeza del pene.
De ahí que los suplementos de zinc se hayan expuesto como un tratamiento potencial para la disfunción eréctil en aquellos pacientes con enfermedad renal.
Antes de tomar suplementos de zinc, los hombres con disfunción eréctil necesitan hablar con el médico, ya que el consumo excesivo puede provocar diarrea, vómitos y calambres estomacales. Además, de que al tomar suplemento de zinc, durante más de diez años, se corre el riesgo de desarrollar cáncer de próstata.

“El sexo regular contribuye a un mejor sistema inmunológico, combate las enfermedades comunes, como los resfriados; también ayuda a disminuir la presión arterial y reduce el riesgo de ataques cardíacos”, explica un estudio de la Universidad de Indiana

Analgésico natural

Durante las relaciones se liberan grandes cantidades de endorfinas y oxitocinas que reducen dolores ginecológicos, musculares y articulares. Además de liberar óxido nítrico, sustancia que mejora la circulación y ayuda a calmar las migrañas relacionadas con alguna dificultad vascular.

Favorece el sueño

Después de un orgasmo, se liberan las endorfinas y la hormona prolactina, lo que relaja el cuerpo y la mente para promover el sueño. A través de estas se incrementa la producción de hormonas como la  oxitocina y la melatonina, esenciales para tener una buena calidad de sueño.

Reduce el estrés

A través de las relaciones sexuales se libera serotonina, la que se conoce también como “el neurotransmisor de la felicidad”. Esto puede reducir la ansiedad y el estrés, al tiempo que promueve sentimientos de cercanía.

Protege la salud cardíaca

Justo en la fase de excitación sexual, el organismo aumenta la segregación de testosterona y DHEA (dehidroepiandrosterona), que protegen el músculo cardíaco. Además de que activa la circulación sanguínea.

Beneficios científicos de tener sexo

El sexo es una necesidad biológica tanto de hombres como de mujeres. En las relaciones de pareja, fortalece lazos amorosos, aumenta la confianza, pasión y otras cualidades, pero además tiene otros impactos positivos en la salud de todo el cuerpo.

La ciencia explica que algunos de sus beneficios son: reducir el estrés, fortalecer el sistema inmunológico, proteger la salud cardíaca, ayudar a estar en forma y mitigar el dolor.

Quema calorías

Las relaciones sexuales cuentan como actividad física; sirven para estar en forma. En 10 minutos se logran consumir hasta 50 calorías, mientras que en 20 o 30 se alcanzan las 150. Las posiciones y sus dificultades aumentan el gasto energético.

 

 

Información de Contacto

LUVAN MAGAZINE

Datos de Contacto

Boletin de noticias

Error : Please select some lists in your AcyMailing module configuration for the field "Suscribir automáticamente en" and make sure the selected lists are enabled