Электроинструмент Makita по низким ценам
knee surgery

Sex coaching, el placer es de dos

Resultado de imagen para mujer y hombre en la intimidad

 

Por Juan Carlos M. Chuecas

 

Más del 77 % de las mujeres de Latinoamérica nunca han sentido un orgasmo. A pesar de que el clítoris tiene entre veinte mil y cincuenta mil terminaciones nerviosas, el mayor sistema generador de placer es el cerebro. Además, la satisfacción sexual va mucho más allá de la penetración, incluso se genera minutos antes de la relación sexual. En una relación de pareja que se preocupa por la sensación mutua de bienestar, las relaciones sexuales se generan durante todo el día.

Sin embargo ¿Qué pasa cuando el sexo se construye desde una sociedad machista? en la que las mujeres han sido educadas bajo un estado de sumisión, inclusive de freno a sus deseos. El desconocimiento del deseo forma seres humanos que están en una relación sexual más para dar placer que para recibir. En pleno siglo XXI existen muchos tabúes. Algunas personas le llaman frenos psicológicos, otros lo llaman frenos sociales, otros le llamarán simplemente crianza. Independientemente del nombre que le pongamos, lo cierto es que la mayoría de las mujeres no saben expresar sus deseos sexuales, ¿qué y cómo les gustaría?

Bajo los parámetros sociales ya explicados, entonces existe solamente un dador y alguien que recibe. Sin embargo, desde el sex coaching, las relaciones sexuales se tratan de dar y recibir. Para recibir, hay que saber expresar ¿Y por qué no piden las mujeres en términos generales? Por vergüenza, por arraigos culturales y por el que dirán.

La mujer y el hombre están hechos para complementarse. La mayor posibilidad de crecimiento de las parejas está en el complemento, siendo las relaciones sexuales parte fundamental de ello. Si pudiéramos observamos desde la neurociencia lo que un orgasmo genera tanto en hombres como en mujeres, veríamos la cantidad de neurotransmisores que segrega el cerebro, endorfinas y serotonina.

Quien haya vivido ese momento maravilloso que los griegos llamaban “el cenit de la pareja”, sabe de lo que hablo. Imagina que tú, lectora, empiezas a subir el monte himalaya, tu pareja llegue a la cúspide y tú te quedas a la mitad, ¿quién de los dos se sentirá más satisfecho? Definitivamente él, que fue quien llegó. Hacer el amor, es entrega, pasión y comprensión. No solo el placer del yo, sino la mutua satisfacción y factor de satisfacción puede ser diferente en cada persona. Es importante conocer los satisfactores del otro, pero también hay que conocer los propios y expresarlos,  de lo contrario se está  dejando la felicidad y satisfacción a la otra persona.

¿Qué conoces de tu pareja? ¿Qué quiere, qué le excita? ¿Cuáles son sus zonas erógenas? Estas pueden ir desde la comisura de los labios hasta los dedos del pie, y le llames como le llames, fetichismo o sensualidad, es un satisfactor. Nada que esté parametrizado dará cupo a los satisfactores de los seres humanos. Este es otro aspecto que aborda el sex coaching: el nivel de prejuicios de la pareja. Por ejemplo, si alguno se espanta  al escuchar la palabra “masturbación”, entonces ¿qué se puedes esperar de prácticas como el sexo oral o anal?

Los antiguos griegos decían que la felicidad se puede ver en los ojos y tienen razón: cuando el cerebro aumenta el nivel de endorfinas y serotonina, el cristalino y el humor acuoso se hacen más brillantes. Por la misma razón a la gente enamorada le brillan los ojos.  Así que disfruta también con la vista, mira a tu pareja a los ojos y aprende a ver la felicidad que ella va segregando. 

No hay nada más delicioso que hacer el amor ¿Quieres aprender a disfrutar? Comienza haciendo el amor viendo a los ojos, empieza a decir las palabras que te gusta escuchar y pronuncia las que tu pareja desea oír. Empieza a pedir, no solo es cuestión de dar sino también de pedir y sentir. Reflexiona sobre los tipos de besos, los hay de profundidades, de amor, de lujuria y de pasión. ¿Cómo besas? ¿Cuánto conoces de la piel, el órgano más extenso del ser humano? ¿Qué partes has explorado y cuáles no? Te invito a que realices este ejercicio y a que también pienses en ti, si eres mujer piensa en ti, si eres hombre piensa en ti y cuando estén juntos, piensen en ambos.  

Información de Contacto

LUVAN MAGAZINE

Datos de Contacto