Электроинструмент Makita по низким ценам
knee surgery

La única constante es el cambio.

Wonderland : Lady of The Lake by Kirsty Mitchell, via Flickr

por Magdalena Ríos.

Correr, subir y bajar, llevar y traes, y así el día transcurre mientras tenemos la sensación de que no alcanza el tiempo, que no llegamos a la meta a pesar de haber cumplido la infinidad de pendientes de nuestra lista de pendientes.

Con lo anterior, surgen algunas preguntas en mi cabeza: ¿a qué se debe?, ¿ese estilo de vida es lo que se quiere?, ¿es lo que irremediablemente tenemos que vivir, pues así es la vida? A ver, vayamos con calma. Puede haber varios orígenes de este trajín. Pondré atención en uno que me parece interesante. Me refiero al cambio que se da en el contexto en el que se vive, con lo cual asumimos nuevas cosas y condiciones sin estar muy conscientes de ello. Esto puede provocar el incremento en las cosas que hay que realizar sin que necesariamente sean parte de un proyecto o planteamiento vital, y con esto se experimenta la insatisfacción.

Pondré la siguiente metáfora: una mujer embarazada que espera con alegría a su bebé, está consciente de la espera y, en éste caso, el ser madre es parte de su proyecto de vida.

A este personaje le llamaremos Susana. Ella tiene listo su cunero, la silla y el ambiente es propicio para la llegada del bebé. Susana es primeriza. Cuando nace el bebé la madre experimenta cambios en su cuerpo, cambios hormonales. Susana da inicio a una rutina que sabía que pasaría pero que nunca había vivido, los horarios de alimentar al bebé, las visitas al pediatra, el tiempo recortado para sí misma, la limpieza de los espacios en los que vive. Además, en cuarenta días regresa a trabajar y ella decide combinar el trabajo, el bebé, el hogar y su pareja. Con el tiempo, Susana, vive una sensación de insatisfacción, lo nota con la sensación de que no alcanza el tiempo y es real. ¿Qué pasó? ¿Se equivocó?

¿En realidad no quería ser madre? ¿Trabajar es imposible para una madre? ¿Su pareja dejó de quererla o viceversa? Y las preguntas podrían seguir.

Esta metáfora nos ayuda a visualizar que en muchas ocasiones, de manera súbita, experimentamos cambios a los que nos adaptamos necesariamente, cambio de domicilio, de trabajo, de cargo y en muchos otros aspectos importantes de nuestra vida y a las que cada quien se va enfrentando en su caminar.

Así pues, la adaptación que hacemos ante los cambios no siempre va acompañada de una reflexión, de una actualización de lo que ahora estamos viviendo y que se encuentre integrada a lo que se busca como sentido de vida. La naturaleza es sabia y nos dota de la sensación de insatisfacción y ese es un indicador de que es momento para hacer una pausa, para hacer una reflexión sobre si estoy llevando a cabo lo que, profundamente, le da sentido a mi vida.

Es por esto que el acompañamiento filosófico cobra relevancia en nuestros días. Dicho acompañamiento se da por medio de un diálogo con enfoque filosófico que logra acompañar a las personas a que reenfoquen su proyecto vital, adquiriendo con ello una actualización que revitalice y de sentido al ritmo y estilo de vida que cada persona decide tener. Asimismo el acompañado desarrolla herramientas reflexivas que podrá aplicar en diferentes adaptaciones que seguirá teniendo en otros momentos de su vida.

SI TE ENCUENTRAS EN UNA SITUACIÓN PARECIDA, TE DAMOS ESTOS TRES TIPS:
 

1) La carta o correo. Escribe una carta o si prefieres un correo pensando en tu mejor amiga o amigo, donde describas brevemente cómo te sientes, cuales son las causas del malestar y qué te gustaría que pasará. Revísala y observa la última parte y evalúa si esas cosas que te gustaría que pasaran están a tu alcance y las puedes realizar e inténtalo, seguro te saldrán cosas positivas.

2) Espejito, espejito. Ésta estrategia es más sencilla, rápida y con más intensidad interior. Si te sientes en un momento crítico, ponte frente a un espejo, obsérvate a los ojos con toda la energía de la situación y pregúntate si lo que estás viviendo verdaderamente lo que quieres y con la misma energía respóndete la pregunta. No tomes acciones en ese momento, lo que te ha quedado claro es si quieres o no seguir la ruta por la que vas. En el caso de que la respuesta sea un no, es recomendable pedir ayuda experimentada según el contexto.

3) Cruzando el Rubicón. Si experimentas la necesidad de un cambio en el rumbo de tu vida, es importante que los tengas claro y que no lo postergues demasiado. Una vez que decidas qué es lo que buscas y quieres un cambio, lucha por ello y consigue las herramientas necesarias para lograrlo. Acompáñate de algún profesional que pueda ayudarte a llegar a la meta.

Con estos tips de primeros auxilios podrás ayudarte en un momento dado.

Laguna Beach Natural Pool

Susana, también experimentó el cambio y la adaptación, reconoció su insatisfacción y se puso en acción. El acompaña miento, desde un contexto filosófico, fue una de las herramientas que le sirvieron para redefinir su proyecto personal  con claridad. Está opción está a tu alcance ¡Explórala!



Información de Contacto

LUVAN MAGAZINE

Datos de Contacto