Coaching Tools

 

Por Juan Carlos M. Chuecas

Estimado lector de LUVAN® magazine, en nuestro capitulo anterior conociste tres herramientas básicas del Coaching:

  • Herramienta del ser: Ésta sirve para hacer un análisis profundo sobre quién eres realmente.
  • Herramienta del Clean Coaching: Elimina todo prejuicio al escuchar a las personas que te rodean.
  • La rueda de la vida: Un formato que sirve como base para determinar las áreas de mejora, la cual se encuentra en la plataforma virtual para los suscriptores de LUVAN® magazine.

 

Con estos tres elementos básicos en práctica, lo que sigue es conocer las herramientas del siguiente paso.

Para entender mejor el funcionamiento de esta tercera etapa, les daré un ejemplo utilizando una analogía, (herramienta principal del Storytelling).

Imaginemos que el Coach es un carpintero con mucha experiencia y grandes habilidades manuales. Sin embargo, el éxito en su vida profesional no depende únicamente de él como persona, sino de una pequeña caja que lleva consigo a todos lados. Esta es su caja de herramientas, la cual cuenta con materiales tan básicos como el desatornillador y el martillo; hasta los más complejos como la sierra rotativa o un esmeril. Todas son igual de importantes y necesarias para obtener el producto terminado. Esta analogía permite entender que todas las herramientas, sin importar el tamaño o la complejidad, llevan al logro exitoso de un resultado.

Para que el asesoramiento entre el Coach y el Coachee sea más eficaz y comprensible, es necesario que el Coach adquiera los conocimientos generales y básicos del Coachee, es decir, qué profesión ejerce, en qué entorno vive, de quién se rodea y a qué personas frecuenta más. Esto con el fin último de ayudar al Coachee a obtener la mejor versión de sí mediante el aprendizaje de las técnicas de Coaching y de la manera más rápida.

En este capítulo, te brindaré más información sobre dichas técnicas específicas que te ayudarán a sacar la parte más reluciente de tu persona. Además, podrás, a su vez, utilizarlas con las personas que se encuentran en tu entorno.  

La primera fase de una relación entre el Coach y el Coachee está basada en la confianza mutua. Como te he mencionado antes, es y será únicamente el Coachee el responsable de cumplir sus metas (objetivos fijados). Para ello, es necesario que se considere desde la postura, el tono de voz, la escucha activa, los periodos de silencio y el lenguaje corporal por mencionarte algunos. Esto llevará al Coachee a explayarse y que a través de preguntas pueda detectar realmente los requerimientos –objetivos reales- para llegar al resultado deseado. Imagina que eres un médico y que el Coachee es tu paciente, si él no tiene la suficiente confianza en ti no te dará la información real y únicamente te dirá lo que crea satisfaga tu pregunta.

Una vez establecida la relación, es momento de comenzar a guiarle en la determinación de la meta, uno de los métodos más efectivos es la técnica de GROW, por sus siglas en inglés, mismo que fue desarrollado por John Whitmore en la década de los años 80s y tuvo contribución por parte de Ala Fine y Graham Alexander. Podemos definirlo como:

G: Goal = Objetivo.

R: Reality = Realidad.

O: Options = Opciones.

W: Will = Voluntad y Compromiso.

Una vez que definas la meta que quieres alcanzar, deberás trabajar en que el Coachee determine el plan de acción para el cumplimiento de este objetivo. Para ello te sugiero que utilicemos el sistema: SMART PURE CLEAR, el que es igualmente un acrónimo:

S: Specific = Específico.

M: Measurable = Medible.

A: Achievable = Realizable.

R: Realistic = Realista

T: Time – bound (limitado en tiempo)

P: Pure = Positivo.

U: Understood = Entendible.

R: Relevant = Relevante.

E: Ethic = Ético.

 

C: Challenging = Desafiante.

L: Legal = Licito.

E: Ecologic = Ecológico.

A: Apropiate = Apropiado.

R: Registred = integrado.

Información de Contacto

LUVAN MAGAZINE

Datos de Contacto