¿Cómo persuadir e influir sobre los demás?

 Resultado de imagen para persuadir en los demas

Las reglas para tratar con los demás no son trucos mágicos que puedan arreglar la vida de alguien; sino el resultado de muchas experiencias verídicas, en las que sus protagonistas han sabido pensar desde el punto de vista de otra persona y ver las cosas desde ese ángulo. Sería ingenuo asumir que siempre se obtendrá una reacción favorable por parte del otro cuando se utilicen estos métodos, pero el caudal de experiencias que se apoyan en estos principios indica que es más probable cambiar actitudes valiéndose de ellos que cuando no.

¿Cómo persuadir e influir sobre los demás?

1. Poder: toma el control.

Cuando muestras la capacidad de lograr tus objetivos y transmitir confianza, las personas se identifican y rápidamente toman una posición de aprendizaje.

2. Pasión: atrae con emoción.

Usa todo tu cuerpo al momento de dar una presentación, utiliza gestos y ademanes. Habla con energía y pronuncia cada palabra con sentimiento y emoción.

3. Misterio: crea curiosidad.

No le des toda la información al inicio de la conversación, solo crea expectativa y curiosidad diciéndole los beneficios que obtendrá si escucha con atención lo que dirás a continuación.

4. Prestigio: incrementa el respeto.

Muestra que lo que tienes que ofrecer es valioso y los resultados que prometes.

5. Alarma: crea urgencia.

Muéstrale a la persona que tienes al frente que tu ofrecimiento no estará ahí para siempre y que si no toma acción ahora podría perderse de sus beneficios y eso podría causarle problemas.

6. Confianza: crea lealtad.

Sé predecible en ciertos aspectos claves para que las personas sepan qué esperar.

7. Rebelión: cambia el juego.

Encuentra aquello que se da por sentado, que es común y que la gente está acostumbrada y haz algo diferente. Encuentra cómo tú oferta o mensaje es diferente e innovador.

REGLA 1. No critique, no condene ni se queje.

REGLA 2. Demuestre aprecio honrado y sincero.

REGLA 3. Despierte en los demás un deseo vehemente.

Wedding Etiquette: qué sí y qué no hacer como invitado

Wedding

En honor a la boda real y a que ya estamos por entrar a la temporada de bodas, aquí te damos los do’s y dont’s más importantes que como invitados debes conocer.

No asumas ni preguntes si puedes llevar a alguien más

Invitation

Este es un gran don’t. Si la invitación es solo para una persona, hay una razón. Hoy en día las bodas son realmente caras; por lo que si estuviera dentro de su presupuesto, ten por seguro que la novia o el novio hubieran extendido la invitación adicional. Sin embargo, evitales la molestia hablándoles para preguntar. De la misma manera, si la invitación especifica que no puedes llevar niños, también tiene una razón de ser. Por lo tanto, por favor deja a tus bendiciones en casa.

Confirma con anticipación

Wedding invite

Si ya recibiste la invitación y ya sabes que asistirás, confirma de inmediato, a menos que la invitación especifique lo contrario. Toma en cuenta las fechas límites y si tienes alguna restricción de dieta, hazla saber tan pronto como puedas.

El regalo debe ser de su Mesa de Regalos o dinero

Wedding gift

Los novios invierten tiempo en hacer su Mesa de Regalos, tal vez son cosas que realmente necesitan, les gustan y/o quieren los obsequios como monedero electrónico de la tienda para comprar cosas más grandes para su nuevo hogar como: una lavadora, una sala, etc. Así que hazles un favor a ellos y a ti y compra algo de su Mesa de Regalos. Planea con anticipación para que tengas más opciones y si de verdad es imposible para ti, entonces puedes darles un certificado de regalo o dinero en efectivo. Si de verdad tienes algún obsequio muy personal que te gustaría darles, prueba enviarlo por paquetería o dárselos personalmente ya sea antes o después de la boda; porque entre llevarse las decoraciones, dar las propinas a los vendedores y despedirse de medio mundo, lo último que la novia y el novio y sus familias quieren es preocuparse al final de la recepción en cómo meter todos los regalos en el coche o taxi.

No llegues tarde

wedding ceremonies

La realidad es que las bodas siempre se atrasan, pero eso no significa que tu también puedes llegar tarde. Planea llegar a la ceremonia entre 20 y 30 minutos antes; y si surge un imprevisto: tráfico, un accidente, la niñera llegó tarde o un wardrobe malfunction, no interrumpas la ceremonia. Entra lo más callado posible y siéntate hasta atrás, después socializas y/o das explicaciones.

Celulares

Wedding Reception

Sabemos que las redes sociales son una parte fundamental de nuestras vidas y a todos nos encanta documentar cada aspecto en ellas. Sin embargo, no debemos olvidar que ese día es de la pareja y a algunos no les gusta que su rostro este por toda la web o si algo malo ocurrió, que tú te pongas a grabarlo como si fueras periodista o peor aún que le estorbes al fotógrafo profesional que mucho dinero les costó contratar. Así que, mejor trata la boda como si fuera la Gala del Met y solo limitate a disfrutar la velada. A lo mejor si ves a un amigo o te encantó tu outfit o el lugar de la recepción esta increíble, tomate una foto, pero asegurate que los novios estén de acuerdo; y si por el contrario, ya tienen un hashtag específico y no hay problema, pues entonces dale rienda suelta a tu creatividad y a tus historias de Instagram.

Respeta el Código de Vestimenta

Wedding dress

Un código de vestimenta formal o casual es muy obvio; pero si la invitación no lo especifica o para todos esos nuevos códigos de vestimenta (beach chic, hípster formal, picnic casual, etc.) investiga en línea o mejor pregunta a los novios para no estar fuera lugar. Sin embargo, también hay que usar el sentido común especialmente por el clima y el lugar, al momento de elegir el calzado. Otro punto importante es el color: recuerda que el blanco solo es para la novia a menos que la invitación especifique lo contrario y aunque se han puesto muy de moda algunos tonos, no debemos olvidar que la novia es el centro de atención así que algunos tonos como el rojo o el amarillo o los estampados deben ser usados a discreción.

Diviértete, pero con moderación

Wedding dancing

Muchos novios tienen el miedo irracional de que sus invitados no se la pasan bien en la recepción. Dales tranquilidad bailando alguna que otra canción, platicando con tus compañeros de mesa o con los demás y sonriendo a pesar de que no te guste Timbiriche. También recuerda beber con moderación. No les arruines la noche, haciendo el ridículo y creando más drama del necesario, ellos ya están lo suficientemente estresados. Por último, no olvides firmar la lista de invitados o dejarles un mensajito, llevarte tu recuerdito (aunque no te guste, se gastó mucho dinero en él) y no olvides despedirte de ellos con un simple abrazo, no los acapares. Y si por acaso bebiste de más, asegurate de tener una forma segura de regresar a casa, no pongas a sufrir a los novios o al valet.

¿Cómo emprender un negocio?

 Imagen relacionada
Emprender un negocio no es nada sencillo, de hecho es un trabajo muy sacrificado. Sin embargo, si ya has decidido ser emprendedor, debes tener las cosas muy claras si quieres que tu empresa tenga éxito en el mercado. Por ello, aquí queremos mostrarte cómo iniciar un negocio de forma correcta para sacar el máximo provecho.

Pasos para iniciar un negocio.

Nadie tiene la clave del éxito para crear una empresa que triunfe, pero como todo en esta vida, cuando haces las cosas bien y con sentido, tienes más probabilidades de que todo funcione correctamente.
Conoce cuáles son los primeros pasos que debes seguir para emprender
un negocio desde cero y asegurar la viabilidad de tu empresa en los primeros compases de vida. 

 Idea de negocio
Lo primero que necesitamos para crear un negocio es una idea. La idea de negocio es el inicio de toda empresa, ya que es la que nos permite empezar a trabajar en un proyecto empresarial. Debe ser innovadora y
ofrecer un producto o servicio diferente a los demás, o explotar un nicho de mercado que aún no exista.

Plan de negocio
Si estás seguro de seguir adelante con tu negocio, es necesario que redactes un plan de negocio donde se describan profundamente todas las decisiones tomadas para poner en funcionamiento la empresa.
Debemos realizar una descripción de cuál va a ser nuestra idea y modelo de negocio, toda la información del estudio de viabilidad, las necesidades de personal, el plan de marketing y todo los elementos
estratégicos que afecten a la empresa.


El plan de negocio nos servirá como hoja de ruta para que toda la empresa sepa cuál es el camino a seguir para asegurar el correcto funcionamiento. Sin embargo, también nos puede ayudar a presentar nuestro negocio y crear confianza en inversionistas o entidades que nos puedan financiar.


Financiamiento

Si tras todo el trabajo realizado hasta ahora no tenemos el dinero necesario para poner en marcha nuestro negocio, habrá sido todo un fracaso. Son muchas las grandes ideas que se pierden en el camino por no saber plantear el modo de conseguir los recursos para crear una empresa, por lo que debemos darle mucha importancia.
Aprender cómo emprender un negocio desde cero es una de las mejores experiencias que puede vivir un ser humano.
Lamentablemente, muchos piensan que aprender cómo emprender un negocio requiere grandes sumas de dinero, un conocimiento abrumador y una experiencia de años para tener éxito.
No obstante la realidad nos muestra que es posible emprender un negocio desde cero, con poco dinero y aun así triunfar con él.

10 CLAVES PARA LA EDUCACIÓN DE TUS HIJOS

Resultado de imagen para educar a tus hijos

¿Cómo educar a los hijos?

El debate en relación a la educación y la crianza de los niños está últimamente más vivo que nunca, pues nos encontramos en una época de transición. Estamos pasando de un estilo educativo autoritario y adulto centrista, en el que la razón la tiene siempre el adulto, que es quien emite los juicios, establece las normas y los castigos si no se cumplen; a uno más democrático, más inclusivo y respetuoso, que tiene más en cuenta las necesidades y libertades de los niños, así como sus motivaciones.

El debate se genera entre los padres que defienden lo que llaman de toda la vida, que es el autoritarismo que sus padres ejercieron sobre ellos mismos (castigos, cachetes, obediencia ciega, disciplina, etc.), y los que defienden un estilo educativo más democrático en el que se acompaña más al niño en su desarrollo para que vaya descubriendo cuáles son sus deseos, motivaciones e intereses.

Ahora por fin, para arrojar un poco de luz en el debate, los psicólogos de Harvard han decidido añadir los últimos estudios al respecto y así han redactado los siete consejos definitivos para educar a los hijos.

1.-Los niños aprenden los valores éticos y los comportamientos observando las acciones de sus padres y las de aquellos adultos a los que respetan.

Para ser un ejemplo en el que los niños puedan fijarse debemos ser conscientes de que estamos siendo honestos, justos y capaces de resolver conflictos mediante el diálogo, así como capaces de gestionar la ira y otras emociones difíciles de manera efectiva.

Obviamente habrá veces en que nos equivoquemos, porque nadie es perfecto, y lo ideal es que también conozcan esa parte de nuestro carácter, nuestra parte lógica de persona humana que se equivoca y comete errores, y como reaccionamos ante ellos; mostrándoles que podemos ser capaces de pedir perdón, de intentar enmendar nuestros fallos y de comprometernos para intentar no repetirlos.

2.- Los niños quieren ser como sus padres si los respetan, si los tienen en buena consideración por la manera en que los tratan y les hacen sentir.

En cambio, un padre alejado emocionalmente de sus hijos difícilmente será un ejemplo al que quieran seguir.

3.- Consideran importante que los niños vean que sus padres se preocupan por los demás y que eso es tan importante como su propia felicidad.

 Es de suma importancia que los niños vean que lo esencial en la vida es ser amable y a la vez ser feliz, que se comprometan como los padres por hacer lo correcto, lo que está bien, lo que es justo, incluso cuando eso puede hacerles infelices en algún momento, o si otras personas no se comportan de ese modo.

4.- Deben de aprender que lo justo está por encima de los deseos individuales de cada persona-enseñarles a buscar la felicidad a través de la bondad, de sentirse bien haciendo feliz a otra gente; dar valor al trabajo en grupo, en equipo, y animándoles a trabajar hacia lo de fuera, hacia aquellas personas que les rodean.

5. Ayudarles a ser agradecidos y amables.

Cuando los niños son amables con los demás son más capaces de ver los gestos de amabilidad hacia ellos, y en general más agradecidos. Los estudios muestran que las personas que más suelen expresar su gratitud tienden a ser más generosas, compasivas y capaces de perdonar, y más propensos a ser felices y saludables.

Para que un niño sea amable y agradecido debe simplemente vivir en un clima acorde a esto: que sea capaz de ayudar a los demás y de agradecer lo que hacen por él, que tenga oportunidad de pasar tiempo con otros niños de manera que se generen conflictos en los que tengan que negociar y mediar. Que esto suceda también en casa, permitiendo que los niños puedan dar su opinión cuando hay desacuerdos. Así aprenderán a ser justos, a escuchar, a debatir y a solucionar problemas. De ese modo podrán ser partícipes del buen funcionamiento de su familia, del camino por lograr la felicidad de su hogar.

6.- Los niños deben tener responsabilidades reales

 Deben de participar en las tareas domésticas de manera rutinaria, pero sin que ello suponga un castigo ni provoque un gran agradecimiento por nuestra parte. Cuando simplemente esperamos que lo hagan y no los premiamos, a menos que hagan actos de bondad poco comunes, es más habitual que dichas acciones se conviertan en su rutina (si lo agradecemos de manera muy efusiva siempre parecerá que es nuestro trabajo y que ellos sólo nos estaban echando una mano). Cuando colaboran en casa también son más capaces de valorar lo que los demás hacen por ellos y lo que ellos mismos hacen por el bien de su hogar.

7. Ampliar el círculo de preocupación de los niños.

Lo habitual es que los niños se preocupen y empaticen con un pequeño círculo de familiares y amigos. El reto de los padres es ayudarles a preocuparse también por aquellas personas que no forman parte de su círculo íntimo: un niño nuevo en el colegio, alguien que no habla su idioma, alguien que vive en otro país y lo está pasando mal.

Los psicólogos consideran importante que los niños aprendan a conocer lo que sucede con las personas conocidas, pero que consideren también aquellas cosas que suceden fuera de su control: lo que pasa en otros países, otras culturas, etc.

Desde ahí, ser capaces de reconocer la vulnerabilidad de los demás, los sentimientos de quienes tienen problemas: de ese niño que acaba de llegar y se siente solo, de un niño que está recibiendo abusos, etc., e incluso la repercusión que sus actos pueden tener sobre los demás, tanto para bien como para mal.

10 CLAVES PARA LA EDUCACIÓN DE TUS HIJOS

1.- Los padres deben educar la voluntad de los hijos y sus sentimientos. Preparar a un hijo para la vida no es satisfacer todas sus voluntades y todos sus caprichos.

Enseña a tu hijo a renunciar y a oír un “no”.

No impongas la renuncia, pero llévalo a aceptarla libremente.

Señala la razón del renunciar, su valor y necesidad para la vida.

Si no aprende ahora a decir no a lo permitido, luego no sabrá decir no a lo prohibido.

El exceso de mimos echa a perder a los niños; los hijos muy mimados sufren mucho en la vida. Vivirán siempre alterados e inseguros.

El exceso de mimos y de censuras, críticas y castigos es la principal causa de inseguridad en los jóvenes. Los grandes hombres de la historia soportaron pruebas y privaciones en la vida. Poco se puede esperar de los hombres que nunca supieron lo que son privaciones, renuncias y sacrificios.

Los que reciben todo en la infancia no sabrán dar nada como adultos.

2.- La cólera es nociva para la educación de los hijos. La ira nos lleva a decir palabras sin pensar y a actuar irreflexivamente.

El hablar sin pensar y el actuar sin reflexionar pueden lastimar, herir, ofender y llevar a cometer injusticias.

Habla con tu hijo con calma y ten actitudes ponderadas.

La cólera, la ira, la falta de dominio pueden hacer que se cometan desatinos.

Muchos padres, llevados por la ira del momento, hieren el corazón de los hijos con palabras semejantes a éstas:

"Tú no sirves para nada." "Maldita la hora en que te engendré." "Tú eres la vergüenza de la familia." "Tú no vales nada." "¡Tú eres un hijo indigno! "

Después, cuando estás en calma, reflexionas y te arrepientes. Pero será demasiado tarde. Las palabras ya fueron dichas y el corazón de tu hijo ya fue herido.

Piensa antes de hablar y reflexiona antes de actuar.

A un corazón herido siempre le queda una cicatriz.

No hables sin pensar y sin medir el alcance de tus palabras.

No hagas un gesto sin medir las consecuencias.

Tu hijo es un tesoro que merece todo el amor, respeto y cariño; es un tesoro de la vida entregado en las manos de los padres.

3.- El secreto que un hijo confía al padre o a la madre debe ser como una piedra lanzada al mar. Se esconde en el fondo, nadie la ve, descubre, conoce.

Sé siempre discreto, guarda en lo profundo del corazón el secreto de tu hijo. La confianza, una vez. perdida, difícilmente se recupera.

Un joven comienza a desorientarse desde el momento en que pierde la confianza en sus padres. Mientras los hijos confíen en los padres, tendrán siempre una luz que los ilumine, una guía que los conduzca y, una brújula que los oriente.

4.- La mejor escuela de la vida es el ejemplo de los padres. Los hijos precisan más los ejemplos que las enseñanzas.

Los padres no les pueden exigir virtudes y cualidades que ellos no tienen. Vigilando sus propias obras, los padres estarán construyendo la moral de sus hijos. ¿Qué ejemplos les das? ¿A ti te gustaría que tus hijos hicieran lo que tú haces?

5.- La misión de los padres es orientar, esclarecer, amar, comprender, incentivar. Actuar así es darle la oportunidad a tu hijo para que se afirme en la vida. El amor que los hijos reciben de los padres y la confianza que éstos depositan en ellos es para los jóvenes un seguro amparo de vida.

6.- El desahogarse es una necesidad psicológica de toda persona. Tu hijo muchas veces está psicológicamente agobiado y siente la necesidad de desahogarse. Precisa decir lo que siente.

Escucha con paciencia y benevolencia su desafío, aunque hable en forma agresiva e irritada.

Aprende a escuchar con paciencia y atención el desahogo de tu hijo y evitarás muchas discusiones, desavenencias y contrariedades.

Deja que tu hijo diga todo lo que siente y, cuando esté en calma, estará en condiciones de razonar y reconocer el error.

Comparte las dudas, angustias y problemas de tu hijo y él será tu amigo.

7.- Saber escuchar en silencio es una virtud que los padres también deben tener. Antes de contradecir a tu hijo, escucha, analiza y trata de comprender lo que él quiere decir. Y después habla, pero con amor.

Cuando los padres se precipitan en responder o en contradecir al hijo, pueden cometer una injusticia o interpretar de modo incorrecto, y esto suscita la rebeldía del hijo.

Deja que tu hijo hable y oiga pacientemente, y sólo después habla, analiza, medita y dialoga con él.

Una persona irritada no está en condiciones de oír y comprender.

8.- Deja que tu hija hable, sólo escucha. Después dialoga calma y serenamente con ella. Tal vez ella diga muchas cosas equivocadas, pero analizándolo bien encontraremos muchas verdades entre los errores.

Apreciar y valorizar lo bueno da mejores resultados que señalar y condenar de inmediato lo equivocado. A nadie le gusta ser refutado y censurado al instante.

Muchos padres no defienden la verdad, pero si sus puntos de vista para que prevalezcan sobre los puntos de vista de sus hijos.

El hijo no es un adversario a combatir, sino un amigo a conquistar. Y para conquistar nada mejor que saber oír.

9.- Tu hijo precisa consejos y recomendaciones, pero deben ser bien dosificados, dados con amor y bondad. Una andanada de consejos y recomendaciones irrita y satura. El exceso, en lugar de producir efectos positivos, trae resultados negativos. Da a tu hijo los consejos más útiles y prácticos, no los más agradables. Dale un consejo como una sugerencia y no como una imposición.

10 ¡Cuántos jóvenes aún no descubrieron el verdadero sentido de la vida! Viven y no saben por qué. Estamos en este mundo para amar y hacer el bien, el amor nos une unos a otros y todos unidos amaremos a Dios. El amor siempre trae unidad y conlleva a hacer obras de bien. Una vida sin amor es una vida vacía y sin sentido. La vida nos es dada para crecer siempre más en el amor y para engrandecernos a través de la práctica del bien.

Lo más importante es el amor

 Imagen relacionada

Antes de que naciera mi primera hija, siempre tuve mucho miedo de educarla, nunca me sentí preparada para hacerme cargo de una personita y menos que dependiera totalmente de mí.

 Durante todo el embarazo me angustié mucho,  lo que me llevó a realizar una gran cantidad de actividades con la esperanza de que mi bebé naciera sana y fuerte; practiqué yoga, comí saludablemente, leí varios libros de psicología y de pedagogía; recuerdo poniéndome los audífonos en el vientre con música de Mozart para que mi bebé “fuera inteligente y creativa”,  hice lo que muchas mamás hacemos cuando queremos lo mejor para nuestros hijos, hasta el grado de evitar la anestesia epidural que en ese tiempo  (hace 26 años) era casi obligatoria, se decía que afectaba al desarrollo cognitivo y psicomotriz de los bebés, pero en esos días se expresaban tantas cosas y yo era víctima de la inexperiencia,  me hubiera encantado tener a alguien cerca para que me enseñara todo lo que no sabía.

Los hijos llegan “sin manual” y no hay fórmulas mágicas que nos digan cómo debemos de educarlos, cada uno de ellos es muy particular y aunque los tratemos igual ellos reaccionan de diferente manera acentuando sus diferencias. Lo que sí podemos cuidar en su formación son algunos elementos básicos o puntos clave que nos pueden guiar a que crezcan con carácter, inteligencia emocional y llenos de amor a la vida. 

A continuación presento algunas afirmaciones que siempre he considerado como guía en la educación de los hijos:

Lo más importante es el amor

Aunque suene a cliché no hay una afirmación con mayor certeza que esta, quiero sustentarlo científicamente. Humberto Maturana es un biólogo chileno ex académico del Tecnológico de Massachusetts que nos enseña muchas verdades; para él somos seres emocionales y dice lo siguiente del amor: "... cuando hablo de amor no hablo de un sentimiento ni hablo de bondad o sugiriendo generosidad. Cuando hablo de amor hablo de un fenómeno biológico, hablo de la emoción que especifica el dominio de acciones en las cuales los sistemas vivientes coordinan sus acciones de un modo que trae como consecuencia la aceptación mutua, y yo sostengo que tal operación constituye los fenómenos sociales". Dice que el amor es una manera de vivir en sociedad donde nos reconocemos como seres amorosos aceptando la totalidad del otro como un legítimo otro en la diferencia bajo la premisa del respeto  mutuo.

Todos queremos que nuestros hijos crezcan y se amen y respeten, pero para que puedan hacerlo deben de crecer en espacios de convivencia donde el otro es aceptado, respetado y valorado. Si ellos ven en su entorno que sus padres ejercen el amor (a sí mismos, por la naturaleza, a la vida, a su trabajo, sus estudios, la familia, el hogar, etc.). No queda de otra: aprenden a amar.

Sobre los espacios de convivencia podemos aludir la teoría sociocultural de uno de los más destacados psicólogos del desarrollo Lev Vygotsky, él señala que aquellas actividades que se realizan de forma compartida permiten a los niños interiorizar las estructuras de pensamiento y comportamentales de la sociedad que les rodea, apropiándose de ellas.

El lenguaje es primordial, ya que dice que la inteligencia se desarrolla gracias a ciertos instrumentos o herramientas p

psicológicas que el niño tiene en su entorno, indica que el lenguaje amplía habilidades mentales tales como la atención, la memoria, la concentración, etc. Por eso a los niños les debemos de hablar como personas inteligentes, no tener miedo a que conozcan palabras nuevas, procesar lo que hacen en palabras, leerles cuentos. Con esto desarrollamos su pensamiento abstracto, dejemos que haga, hable o escriba lo que hizo. Una actividad muy interesante que de niña mi papá me ponía a hacer era “definir”; por ejemplo, si estábamos sentados en la mesa decía “define lo que es un salero”, yo empezaba con “sirve para poner sal” y él rápidamente me corregía y decía “estás diciendo su funcionalidad, no estás definiendo”, ejercicios con estos desarrollan su lenguaje, otras actividades que pueden servir son llevar un diario, hablar con él y lo más importante: dejarlo hablar.

La mejor enseñanza es el ejemplo

“Las palabras convencen, pero el ejemplo arrastra”. Esta frase la hemos escuchado muchas veces y al leer el título podemos inferir sobre lo que vendrá, los niños aprenden por imitación.

Si hacemos una comparación entre la educación y la familia, podemos decir que la educación tradicional está basada en la 

enseñanza (transmisión) de conocimientos, el alumno tiene un rol de espectador, pero actualmente la mayoría o casi todos los modelos educativos se centran en la búsqueda del aprendizaje donde el alumno tiene el papel protagónico. En la familia, los padres tradicionalmente somos el centro, decidimos, damos órdenes y establecemos las reglas, pero, debemos de darnos cuenta de que cada uno de los integrantes de la familia tiene la misma importancia; escuchar, opinar y decidir juntos fortalece el vínculo familiar y también ¿por qué no hacer un código de ética? 

Si gritamos, nuestros hijos gritan; si el robo lo vemos como algo habitual, también ellos; si no enfrentamos nuestros compromisos y responsabilidades, estamos formando hijos irresponsables; si no respetamos a la vida y nuestro entorno, tampoco ellos. 

Algunos niños logran salir de un contexto nada ejemplar y se desarrollan armónicamente, casi siempre por influencia de otros ambientes saludables que viven en la escuela, de profesores que los orientan o con los amigos y sus familias que les ayudan a desarrollar su conciencia, pero, ¿por qué no mejorar el entorno de nuestra familia? No está escrito que cuando heredamos patrones o esquemas de comportamiento tóxicos (agresión, mentira, deshonestidad, falta de respeto, vicios, irresponsabilidad, etc.) tengamos que llevar esa carga, podemos terminar con esos esquemas, solo se necesita tiempo, constancia y voluntad, y si se requiere, ayuda profesional, únicamente  se tiene que reconocer y actuar.

No premios ni castigos

Cuando premiamos a nuestros hijos por hacer algo bien, o los castigamos cuando hacen algo mal estamos buscando que logren un aprendizaje conductista, la teoría conductista se basa en las teorías de Ivan P. Pavlov (1849-1936), que centra su tesis en el estudio de la conducta observable para controlarla y predecirla, la teoría tiene dos vertientes, el condicionamiento clásico (estímulo- respuesta) y el condicionamiento instrumental y operante, que busca la respuesta según el estímulo, buscando los reforzadores necesarios para implantar esta relación en el individuo.

Si a nuestros hijos por sacar buenas notas les damos dinero o les compramos un objeto, estamos reforzando que su motivación sea más por la recompensa que por alcanzar un objetivo; si por cometer un error los castigamos, lo que fomentamos en ellos es culpa y miedo, no responsabilidad. 

Considero que este tipo de enseñanza trae como consecuencia hijos desmotivados y temerosos, sin posibilidad de desarrollar su creatividad y su pensamiento crítico, ya que los hacemos dependientes de estímulos externos y nuestra relación con ellos es sumamente pobre.

Practicar un deporte, bailar, tocar un instrumento, escuchar música o crear arte.

El biólogo y genetista David Bueno, profesor de genética en la Universidad de Barcelona, explica que la neurociencia ofrece claves que modificarán nuestra forma de enseñar y aprender, dice que la plástica, la música y la educación física son de los aprendizajes más trasversales que hay, que se deben de enseñar en educación básica, y que las demás materias deberían de construirse “encima” de estas, a veces los padres no les damos importancia a estas materias y tampoco la escuela. Da un ejemplo sobre la educación física, dice que exige aprender a secuenciar los movimientos, que la parte del cerebro que aprende a secuenciar es exactamente la misma que después nos permite secuenciar cualquier actividad en nuestra vida. A través del ejercicio físico estamos entrenando partes del cerebro que van a ser cruciales para leer, para sumar y para cualquier otra actividad intelectual, con el ejercicio físico las neuronas de nuestro cerebro establecen conexiones entre ellas.

Indica que la música es una gimnasia cerebral, es de las pocas actividades que activan todo el cerebro simultáneamente, (más que resolver una multiplicación) no solo escuchar música, sino tocarla. Sobre la plástica dice que tanto esta como la música apelan a las emociones de las personas y las emociones son cruciales para aprender cualquier cosa.

¿Qué tienes que hacer? Practica con tus hijos algún deporte, escuchen música, o inscríbelos a clases, entre más pequeños es mejor, ya que es cuando están en pleno desarrollo neuronal.

También es importante que:

Creas en ellos y los dejes ser ellos mismos

Dediques tiempo de calidad

Establezcan reglas, rutinas y tareas

Promuevas la autodisciplina(el poder de los hábitos)

Duerman bien

Se alimenten saludablemente

No tenemos una guía ni un manual, pero recuerda que niños felices son niños exitosos, que los grupos de pares tienen un efecto e influencia (averigua con quién se juntan).

Si educas con amor no vas a fallar, puedes lograr hijos felices y plenos.

Referencias

Bueno, D. (2018) ¿Cómo funciona el cerebro de un adolescente? BBVA Aprendemos juntos [sitio web] Recuperado de http://aprendemosjuntos.elpais.com/especial/la-inteligencia-viene-de-serie-o-se-entrena-david-bueno/?id_externo_rsoc=FB_CM

Maturana. R., H. (1995). Emociones y lenguaje en educación y política. Santiago: Dolmen Ediciones.

Vigotsky, L.S. (1978) Pensamiento y Lenguaje. Buenos Aires: La Pleyade.

Por Lot Gamboa

Información de Contacto

LUVAN MAGAZINE

Datos de Contacto