CASA Fayette

 Resultado de imagen para casa fayette

Inspiración y emoción.

Hay muchas cosas que obtenemos cuando viajamos y en particular cuando llegamos a hospedarnos en algún lugar. Además del conocimiento interno y esos encuentros o contactos humanos que tenemos, debemos de consideras la inspiración y la emoción.

Cuando hablamos de lugares emblemáticos e icónicos en Guadalajara, si duda debemos de pensar en Casa Fayette, uno de esos lugares que inspiran y emocionan, una excelente opción para vivir una experiencia reconfortante y única en la ciudad.

Ubicada en una zona que data de inicios del siglo XX, Casa Fayette tiene como base una casa de los años cuarenta, construida por el ingeniero Aurelio Aceves y a la cual se le une una torre construida con diseño contemporáneo que alberga las 37 habitaciones y suites que ofrece el hotel, que abrió sus puertas en 2015.

El primer detalle que cualquier visitante va a notar es el gusto exquisito en la decoración y el diseño de interiores. Tan solo cruzar el lobby, uno se transportará a otra época y experimentará una especie de aislamiento del espacio exterior.

Es todo un reto poder combinar arte, diseño y moda y arquitectura, pero cuando se logra, el resultado es algo que trasciende.

La propuesta de diseño estuvo a cargo de Dimore Studio, estudio conformado por Emiliano Salci y Britt Moran y especialistas en intervenir hoteles, restaurantes, tiendas y residencias privadas.

El ser un hotel que no tiene la instraestructura de un hotel más grande, permite ofrecer un servicio personalizado a sus huéspedes y los cuales son obligados, como el Spa o el restaurante, acardo del Chef Leobardo Solano García que ofrece un estilo comfort food, con alimentos preparados con ingredientes locales y orgánicos.

Casa Fayette es parte de Grupo Habita, responsable de proyectos como Habita Hotel, Condesa df, Distrito Capital u Hotel Americano en Nueva York,  por lo que existe el respaldo de expertos.

Uno de los espacios preferidos por muchos de los visitantes es la terraza, un lugar especial para descansar bebiendo.
 
Imagen relacionada

Tips para empacar como un experto

Packing like a pro

Las vacaciones ya están aquí y si eres de los que tomarán un vuelo o de los que viajan hasta con el perico, en este artículo te damos algunos trucos y consejos para empacar como un experto; evitando documentar equipaje, pagar de más o correr el riesgo de que algo se pierda, dañe o te lo roben.

Elige la maleta correcta

Esto es lo más importante y lo que puede hacer toda la diferencia en tu viaje. Sea cual sea tu marca favorita, asegurate de que sea funcional, ligera y práctica: que este dividida en secciones, que incluya correas de compresión, ruedas 360 grados, rastreo digital por medio de una App, etc. Solo asegúrate de que cumpla con las políticas de la aerolínea y compleméntala con una backpack o un tote grande para el resto de tus cosas, ya que la mayoría de las aerolíneas te permiten 2 equipajes de mano de no más de 10 kg cada uno.

Empaca menos ropa de la que crees que necesitarás y sé realista

La mayoría de nosotros llevamos la maleta repleta de “por si acaso”, pero lo mejor es ser realista. Si tu rutina normal no incluye salir a correr por las mañanas, lo más seguro es que estando de vacaciones tampoco lo hagas, no importa lo hermoso que sea el amanecer en el mar. Lo ideal es poner sobre la cama todo lo que te quieras llevar y empezar a descartar piezas.

Por ejemplo, 3 pares de zapatos como máximo y de acuerdo con tu destino: tenis cómodos para caminar, flats, sandalias o botines. Si no son de piel, no olvides rociarlos con repelente aprueba de agua, en caso de que llueva.

En el caso de las bolsas, lo ideal es encontrar una crossbody de piel ligera en tono neutro para que combine con todo. Recuerda que debe cerrar completa, los cierres no deben estar a la vista y la correa debe ser gruesa, para que no te lastime y no sea robable con un navajazo. 

En el caso de la ropa, asegurate de que sea cómoda y te quedé bien, de lo contrario no lo usarás. Que sea lavable, especialmente la ropa interior y los calcetines para que en caso de emergencia los puedas lavar en el lavabo de tu hotel. No empaques dobles, mejor asegurate de que tu ropa tenga doble función. Por ejemplo: trajes de baño que puedan ser usados como top o como short para los hombres, una pashmina que pueda servir como manta de picnic o para sentarte en la arena, etc. Deja tu joyería más elegante y cara en casa y siempre empaca cosas que estés dispuesto a perder… por si acaso.

Elije una paleta de colores

Para reducir la cantidad de ropa que empaques, mantén una paleta de colores estricta: una base de colores neutros como el negro o el gris, y solo agrega un toque de color como: rojo, morado o esmeralda. Así podrás tener más de una semana de outfits diferentes para presumir en tus fotos de Instagram, con tan solo unas piezas básicas.

Simplifica tu rutina de belleza

La mayoría de nuestros productos de belleza pueden cumplir una doble función: protectores solares o hidratantes con color, paletas de sombras que sirven como iluminador o para rellenar las cejas, labiales como rubor, etc. Unos días antes de tu viaje, prueba una rutina sencilla con tan solo 4 o 5 productos como máximo y observa cómo te resulta; de esta forma ya sabrás qué empacar. Busca las versiones de viaje, para que no tengas que rellenar botellitas. También las muestras de productos que te obsequian en las tiendas son una salvación y no olvides que puedes utilizar los productos del hotel como jabón o en el peor de los casos buscar una farmacia o supermercado en tu destino y comprar lo esencial.   

Si todo falla, utiliza bolsas de comprensión

Lo ideal para empacar es enrollar la ropa para ahorrar espacio, reducir arrugas y encontrar una prenda más fácil, pero si fue imposible para ti empacar muy poco, entonces apóyate de las bolsas de compresión. Ya existen algunas que te ayudan a sacar el exceso de aire sin necesidad de una aspiradora, incluso dicen que pueden lavar tu ropa en ellas solo agregando agua y jabón.

¡Bienvenidos a portugal!

Resultado de imagen para portugal

Cuando me enteré que viajaría a Portugal, jamás imaginé que viajaría a un país que sería tan interesante y diverso a nivel cultural. Castillos medievales, aldeas de calles adoquinadas y ciudades cautivadoras que te dan un paseo por la historia portuguesa, buena comida y paisajes idílicos que no imaginarías encontrar en ese lado del mundo.

Mi recorrido comenzó en Oporto, una ciudad que mezcla la historia con la modernidad y está llena de jóvenes que le dan una esencia especial a la ciudad que alberga poco más de 235,000 habitantes. La zona que no puedes dejar de conocer es la Ribeira, barrio histórico con laberinto de callejuelas medievales, declaradas Patrimonio Mundial, desembocan en el río Duero y en un paseo flanqueado por casitas de colores pastel y pequeñas tascas con una vista privilegiada del espectacular Puente de Dom Luís I. Lleno de atracciones, tiendas y restaurantes.

Se empieza en la Sé, catedral románica fortificada, que proporciona una panorámica espectacular de los tejados. Desde aquí se puede iniciar un paseo por los callejones del casco antiguo, declarado Patrimonio Mundial por la Unesco. Es especialmente bonita la Rua das Flores, con sus casas con azulejos y balcones, pero también destacan la Igreja da Misericórdia, también cubierta de azulejos, las terrazas de los cafés y las tiendas especializadas.

Palácio da Bolsa, Jardim do Infante Dom Henrique y la Igreja de São Francisco, con su esplendor barroco, son espacios que también debes visitar por la zona de la Ribeira.

Resultado de imagen para BolhãoLos barrios de Aliados y Bolhão albergan boutiques, antiguos colmados, cafés con terraza e iglesias barrocas cubiertas de azulejos. Aquí es donde Oporto sale de compras, a comer y a divertirse por la noche, por los bares de moda.  Se puede dar un paseo por la monumental Avenida dos Aliados, de estilo beaux-arts, y luego visitar el Mercado do Bolhão, que abastece de pescado fresco del Atlántico. Al oeste se eleva la Torre dos Clérigos. Subiendo sus 225 escalones se disfrutará de estupendas vistas. Después vale la pena visitar la neogótica Livraria Lello, misma que fue replicada en la saga de Harry Potter.

La zona de Vila Nova de Gaia propone un viaje al nacimiento del oporto, en el s. XVII, las imponentes bodegas en la otra orilla del Duero permiten hacer visitas a los sótanos llenos de barricas, participar en catas (Ferreira, Sandeman, Taylor´s)  o cenar en terrazas con vistas del centro histórico de Oporto. Cruzando el Ponte de Dom Luís I se podrá ver una gran panorámica de la ciudad y del otro lado están las cuestas de Vila Nova de Gaia, donde se puede explorar el Mosteiro da Serra de Pilar, del s. XVII. Desde aquí se puede tomar el teleférico de Gaia y volver a la orilla.

Después de Oporto me transporté en tren a Aveiro, que es un pequeño pueblo conocido como la “Venecia de Portugal”, por las estilo góndolas en las que uno se transporta por el espacio. Es pequeñito, pero bien vale la pena conocerlo, ya que está de paso rumbo a Lisboa y la gente es muy amable.

Mi última parada fue Lisboa, una capital con excelentes enlaces de transporte (metro, tranvía) que hacen muy fácil el traslado por sus múltiples barrios. Bairro Alto y Chiado son dos personalidades muy distintas. Chiado invita a pasar el día comprando en boutiques, visitando galerías y relajándose en cafés. Bariro Alto, desenfadado y fiestero, es un mosaico de callejones repletos de tiendas de estilo cutre-chic, bistrós que abren hasta tarde y pequeños bares.

El Convento do Carmo es una buena introducción a la historia de Lisboa con sus fascinantes ruinas y los hallazgos arqueológicos que atesora. Después se puede ir al río y al Museu do Chiado para ver obras de Rodin y Jorge Vieira. Tras un paseo cuesta arriba o un rápido ascenso con el Elevador da Bica se llega al Miradouro de Santa Catarina.

La Lisboa con la que sueña el viajero: un castillo árabe, callejones adoquinados que serpentean hasta magníficos miradores, casas de colores con ropa tendida, todo eso se puede observar en los barrios de Alfama, Castelo y Graca. En esta parte de la ciudad la vida se vive en la calle.  Hay que visitar Castelo de São Jorge a primera hora para recorrer las murallas árabes sin mucha gente; el tranvía 28 para muy cerca.

Otro de los lugares que no puedes dejar de visitar es el elevador de Santa Justa, con sus 45 metros de altura, conecta la Baixa con el barrio del Chiado y es una de las atracciones turísticas obligadas de Lisboa.

A sólo 6 kilómetros de Lisboa se encuentra Belém, donde se encuentra el sublime Mosteiro dos Jerónimos y la iglesia. Pero lo realmente simbólico es explorar el gran pasado marítimo de Portugal visitando el icono de la era de los descubrimientos, la Torre de Belém.

Y por último, conocida como la Ciudad de los Palacios, Sintra es sin duda uno de los lugares más bellos de Portugal y a sólo 45 minutos en tren de Lisboa. Es un rincón en el que parece que el tiempo se hubiera detenido. Dos de los palacios más importantes: el Palacio da Pena y el Castelo dos Mouros. El lugar más visitado es sin duda el Palacio da Pena, uno de los máximos exponentes del estilo romántico y una de las principales residencias de la familia real portuguesa durante el siglo XIX. Este palacio, que ya forma parte del Patrimonio de la Humanidad protegido por la Unesco, parece estar flotando sobre enormes peñascos y a primera vista, llama la atención su colorido y su original mezcla de estilos arquitectónicos que se debe a la mentalidad romántica de la época, enormemente fascinada por todo lo exótico.  Al Castelo dos Mouros, se puede llegar a pie a través de un espectacular paseo entre promontorios rocosos cuyas vistas se extienden prácticamente hasta el Océano Atlántico. Esta fortificación fue construida en el siglo IX tras las invasiones musulmanas a la Península Ibérica.

Pero el lugar más sorprendente es la Quinta de la Regaleira, esta finca mandada construir a principios del siglo XX por un masón, es conocida por sus extraordinarios jardines repletos túneles subterráneos, murallas, capillas, esculturas, cascadas, cuevas y un impresionante pozo iniciático (que representa el infierno de Dante), la atracción estrella de la quinta.

Cocina portuguesa

Pan recién horneado, olivas, queso, vino tinto o fresco vinho verde (vino joven), oporto, pescado a las brasas, bacalao, carnes ahumadas… Los portugueses han llevado a la Resultado de imagen para cocina portuguesaPperfección el arte de cocinar platos sencillos y deliciosos. Ya sea que comas en las Bodegas, como ellos las llaman, en donde te atiende el dueño y te ofrece vino de la casa en botella a precio accesible y comida del día; prefieras comer en un mercado o tu presupuesto te ajuste para comer en los restaurantes en forma que podrás encontrar en cualquier ciudad de Portugal.

La panadería es uno de los puntos fuertes de Portugal, ya que encuentras tiendas que venden pan por doquier. Las más famosas son los pasteles de nata, y la más reconocida es una pastelería que inició en 1837 en Belém, y hasta la fecha sigue siendo la más reconocida.

Pero son los propios portugueses los que hacen que este país sea tan especial. Pese a su apariencia seca, se pueden encontrar personas amables que apoyan al turista en todo momento.

¡SAN VALENTIN EN VALLE DE BRAVO, UN FIN DE SEMANA DE AMOR Y AVENTURA!

Resultado de imagen para valle de bravo pueblo

Situado entre parajes naturales, verdes y montañosos, Valle de Bravo es una ciudad colonial ideal para pasar un fin de semana romántico, una opción perfecta para visitarlo en este mes del amor y la amistad.

Valle de Bravo, nombrado pueblo mágico desde 2005, es un municipio del Estado de México ubicado a tan solo 145 kilómetros de la capital mexicana, que lleva su nombre en honor a Nicolás Bravo Rueda, presidente de México en 1839.

Asentado en una meseta a las faldas de varias montañas, Valle de Bravo es un pueblo poseedor de una bella y uniforme traza colonial, envestido siempre por su presa artificial -su principal atractivo turístico- mejor conocido como “el lago de Valle”. Su belleza natural, su clima semifrío y su oferta de actividades recreativas y deportivas, son el marco ideal para vivir una experiencia única de romanticismo y aventura.

Empezando con un poco de aventura …

Su principal actividad recreativa, que forma parte del paisaje diario de los Vallesanos, son los vuelos en parapente y los vuelos en ala delta. Sin duda, una actividad llena de adrenalina que brinda las mejores vistas panorámicas.  

Otras de las actividades recreativas más importantes, son las que ofrece su lago. Aquí podemos encontrar actividades relajantes desde tomar un paseo en yate, velero o en lanchas rápidas; hasta realizar actividades acuáticas de mayor riesgo y aventura como el surf de remo, kayak, esquí acuático, flyboard y más.

Resultado de imagen para valle de bravo lago

También encontraremos actividades de menor adrenalina pero igualmente emocionantes: paseos en bici de montaña, cuatrimotos y motocross con diferentes rutas y recorridos, así como paseos a caballo, tirolesa y gotcha, entre otros.

Continuando en el corazón de Valle…

Resultado de imagen para valle de bravo plaza independencia

Si lo tuyo no son las actividades recreativas y disfrutas más de caminar y conocer, ¡Valle también es la opción ideal para hacerlo! El pueblo es pequeño y podrás disfrutarlo caminando por sus calles empedradas admirando su arquitectura colonial, mientras visitas sus sitios de interés.

La mayoría de los sitios se encuentran en pleno centro histórico, sin embargo, también hay lugares que están a sus alrededores y que vale la pena visitarlos.

Algunas de nuestras recomendaciones son las siguientes:

  • Jardín central, ubicado en la plaza Independencia: Principal punto de reunión de sus pobladores, en su parte central se encuentra el tradicional quiosco.
  • Parroquia de San Francisco de Asís: de estilo Neoclásico construida en 1880 y que alberga al patrono del pueblo.
  • Parque El Pino: Lugar histórico donde se fundó la Ciudad, el centro cuenta con un ahuehuete con más de 710 años de antigüedad, conocido como “El Pino”
  • Templo de Santa María: el templo más antiguo de Valle, que tiene como santo patrono a un Cristo Negro.
  • Mercado municipal: ofrece gran variedad de alimentos, flores, artesanías y fondas de gastronomía mexicana.
  • Mercado de artesanías: ofrece artesanía típica Vallesana como deshilados, cerámica, joyería, cestería de ocoxal, bordados, tapetes, etc.
  • Mirador de la Cruz: tras un camino empinado sobre la calle Depósito, encontramos este mirador que te permite contemplar la belleza del pueblo.
  • La Peña: sin duda uno de los lugares más visitados, una formación geológica y arqueológica que permite disfrutar la vista del lago, el pueblo y sus zonas residenciales.
  • Casa de oración Carmel Maranatha: construida en 1975 por Los Carmelitas Descalzos, de gran belleza arquitectónica y decoración religiosa, sin duda vale la pena visitarla.
  • Cascada El Molino: cascada natural alimentada por el río El Molino, excelente lugar para caminar por sus orillas y disfrutar de su vegetación.
  • Cascada Velo de Novia: otro de sus principales atractivos, ubicada en Avándaro, esta cascada de 35 metros de altura ofrece un encuentro real con la naturaleza.
  • La Gran Stupa Bön: Monumento tibetano que representa simbólicamente la mente de Buda, se localiza a 5 Kms. de la entrada a los Álamos.
  • Santuario de la Mariposa Monarca: el santuario Piedra Herrada se encuentra a 25 kms. del centro, un lugar para apreciar este espectáculo natural (de noviembre a marzo).
  • Resultado de imagen para valle de bravo vista desde la peñaTexto: German León

Encontré el lugar perfecto para la relajación y sanar el cuerpo y la mente.

Resultado de imagen para hacienda del carmen guadalajara
 
Hacienda del Carmen es un paraíso ideal para consentirte a solo 30 min de Guadalajara. Donde ofrecen una experiencia única.
Al llegar te reciben con una atención muy especial, antes de ir a tu habitación puedes tomar un rico mezcal con una rica botana.
Yo elegí la habitación la taberna donde puedes encontrar alberca privada a la intemperie, jacuzzi dentro de un antiguo horno, regadera en interior y exterior para poder gozar la naturaleza, una rica canasta de fruta y vino, y por supuesto una cama muy amplia ideal para descansar.
 En el transcurso del día pude recorrer los hermosos paisajes de la Hacienda donde pensé que algún día podría hacer una ceremonia, una cena o algo especial. 
Terminando el día pude gozar de un rico masaje y un facial, yo lo recomiendo 100%, tu piel te lo agradecerá.
Realmente puedo presumir esta experiencia, es única así que si estas pensando en darte una escapada pronto de fin de semana, no dudes en elegir Hacienda del carmen.
promociones y ofertas reservaciones en linea
nuestras habitaciones  
Fotografías extraídas de pagina oficial de Haciendas del carmen

Información de Contacto

LUVAN MAGAZINE

Datos de Contacto