Электроинструмент Makita по низким ценам
knee surgery

Call Me By Your Name

Resultado de imagen para Call Me By Your Name

Mientras escucho Mistery of love (Sufjan Stevens) recuerdo cómo Elio y Oliver escalan algún paisaje hermoso, con la brisa de una cascada.

Call Me By Your Name, dirigida por Luca Guadagnino, cuenta y desnuda a Elio, un joven estadounidense de 17 años que pasa las vacaciones, junto con su familia, en algún lugar de Italia; cada verano, sus padres reciben a un estudiante de antropología para hacer estudios e investigaciones. El verano de 1983 reciben a Oliver, un adulto joven, alto, con figura atlética y gestos graciosos, a Oliver le preocupa nada el protocolo, va y viene a placer, come con los modales de un niño y se despide con un peculiar “later”. A Elio, que prefiere pasar sus días transcribiendo canciones, leyendo y nadando, le molestan las despreocupadas maneras del invitado. Elio hace de anfitrión al llevarle al pueblo cercano, al hablarle de chicas y al avisarle cuáles son las costumbres de la familia en su estancia, así que tienen que pasar más tiempo juntos del que Elio gustaría.

Al pasar los días se empiezan a sentir más cómodos cada uno con la compañía del otro, se dan cuenta de la gracia de sus movimientos, sus gestos y sus charlas. El joven está en busca de identidad, de seguridad religiosa y de gustos. Cual Maestro griego, Oliver se hace de un discípulo que podría saber más que él, pero no de las cosas que importan en la vida -como él mismo se lo dice al extremo de una fuente-. ¿Porqué no me diste una señal antes? Le pregunta Elio a Oliver al darse cuenta de que los días juntos están a punto de llegar a su fin.

En Twitter leí de todo “una porno gay cuenta lo mismo, pero en una cuarta parte de tiempo”, “misoginia…”, “en cuanto empezaron a besarse tuvimos que salir de la sala junto con mis abuelos”. A mí no me pareció una película sobre homosexuales, simplemente fue una película de amor.

En los ojos de Elio y Oliver había complicidad, sabían que, por efímero que fuera ese verano, no habría nada que los hiciera olvidarlo o querer nunca haberlo tenido. Sabían que habría que abrazar ese dolor y esa tristeza con cariño por lo que fue. Hubo señales de ambos desde el principio, pero por un lado, Oliver tenía miedo de sentir el arrepentimiento inmediato de Elio, y por el otro lado, Elio temía no estar seguro. Lejos de parecerse a Brokeback Mountain o a Moonlight; es más como Flipped, contada como La Grande Bellezza. No sé qué sobresale a lo largo de sus 132 minutos: el guion, cada fotograma o las actuaciones.

Y si bien la relación entre Oliver y Elio es conmovedora, la de los padres (especialmente la del papá) del joven, con él es como esa charla que siempre necesitamos haber escuchado.

No sé si es mi favorita en los premios de La Academia, pero salí contento de la función, sonreí nostálgico con envidia. Envuelven unas ganas gigantes de volver a sentir ese roce accidentado que acelera el pulso, incomoda y reacciona con un arrebatado beso.

Resultado de imagen para Call Me By Your Name