Электроинструмент Makita по низким ценам
knee surgery

Borg vs McEnroe

Resultado de imagen para Borg vs McEnroe

 

Escrito por: José Villaseñor.

Mal tino a la hora de decidir su estreno, coincidiendo en salas con Mother de Darren Aronofsky y aun peleando con el éxito que ha significado It. Lejos de los reflectores principales, hasta su elenco y tema son sobrios: la rivalidad entre Borg Björn y John MacEnroe.

El trabajo de casting es de aplaudir, Shia LaBeuf (McEnroe) regresa para hacer un papel que, aparentemente comparte actitudes con el actor: un tenista joven, berrinchudo y talentoso que tiene como objetivo inculcado ser el mejor. Por otro lado tenemos a Sverrir Gudnason que es casi idéntico al joven Borg, una actuación sobria por parte del sueco. Y como el reclutador y entrenador personal de Borg Björn, hace un papel secundario impecable Stellan Skargard.

La película gira en las personalidades de este par de tenistas, un sueco ya consagrado con 4 Wimbledon ganados y un estadounidense promesa, con grandes aptitudes, pero con una actitud reprobada por los “caballeros” del tenis. Los problemas que han sufrido y sufren cada uno se hacen ver durante la competencia, antes de verse las caras en la final de Wimbledon, Borg sabe que, de perder este torneo, será recordado por perder el quinto y no por haber ganado 4; McEnroe va en contra de todos, los estadounidenses le aplauden por compatriotas, pero detestan su manera de reclamar al público y a los referees, él sabe que puede consagrarse como uno de los grandes de ganarle al robot sueco.

Es muy interesante el papel que hacen cada uno, a lo largo de la película podemos develar que lo que se nos ha contado de cada uno dista de ser su verdadera personalidad. Las motivaciones de ambos son similares, hasta puede percibirse cierto entendimiento entre las miradas de los jugadores. Y es que, tanto LaBeuf como Gudnason logran transmitir la soledad entre la multitud de espectadores, sólo ellos están abajo no sabiendo si contra el de en frente o contra ellos mismos y sus miedos.

Si han visto más Biopic, como Rush o Invictus que no sólo se dedican a contarnos los logros y rivalidades de los personajes si no ahondar en sus pretensiones, sus miedos y su preparación, humanizar a ídolos que tuvieron que hacer sacrificios para obtener el puesto en donde están, si les gusta ese tipo de películas, ésta es una excelente opción que no les decepcionará.

Dirige el danés Janus Metz.