Tratamiento alternativo contra el cáncer: El bicarbonato de sodio, ¿Cierto o falso?

Resultado de imagen para CANCER

Mucho se ha especulado acerca de las recientes investigaciones sobre el cáncer, desde cómo se desarrolla esta enfermedad, como evitarla y que tratamientos son los más indicados y menos invasivos para el organismo. Hay mucha información circulando en internet acerca de estos temas pero siempre existe la duda de que si la información que leemos en redes es verídica o no, ya que también es un hecho que en internet abundan las notas falsas y cada vez es más importante investigar a fondo el contenido que encontramos. 

Una de las noticias sobre el tema del cáncer que han causado más asombro y escepticismo es la historia del oncólogo italiano Tullio Simoncini, que sostiene que el cáncer es una enfermedad infecciosa provocada por hongos (concretamente por cándidas) y que se cura aplicando bicarbonato sódico diluido en agua destilada directamente en las zonas afectadas.

Existen muchos videos de conferencias que ha realizado y entrevistas también en las que asegura que es elResultado de imagen para CANCER hongo o cándida el causante de esta enfermedad que ataca al ser humano, sin embargo en sus investigaciones muestra un experimento con hormigas en el cual las hormigas son atacadas por esporas de hongos atacando directo a su cerebro lo que supone causa en ellas daño neurológico y después la muerte. Ya ha habido blogs que desmienten las teorías del Doctor Simoncini y que aseguran que el tratamiento del cáncer con bicarbonato es una práctica peligrosa y completamente ineficiente además de que carece de base científica. También afirman que las infecciones micóticas como la cándida albicans, son muy frecuentes en pacientes con el sistema inmunológico debilitado o con enfermedades crónicas descartando así que la causa de la enfermedad sean los hongos, sino que al estar el organismo debilitado es más fácil que la infección por hongos ocurra. Por otra parte el oncólogo Italiano sugiere alcalinizar la zona del tumor cancerígeno a tratar para contrarrestar el entorno ácido en el que se desenvuelve y detener así su crecimiento, ya que asegura que mantener altos niveles de acidez en nuestro cuerpo es la principal causa de oxidación y por lo tanto de desarrollar tumores. La solución y tratamiento que Simoncini ha estado aplicando a sus pacientes es una dilución como ya mencionamos de agua y bicarbonato de sodio que puede ingerirse pero también aplicarse por vía intravenosa y, en los casos más complicados, cuando se quiere llegar rápidamente cerca del tumor, utilizando los mismos métodos clínicos que se usan habitualmente para la exploración de cavidades y órganos. Para él los tumores no son en realidad sino mecanismos de defensa creados por el organismo para defenderse de la infección por esos hongos en un intento de encapsularlos y luego destruirlos. En resumen, para Simoncini la mejor manera de afrontar un cáncer es poner bicarbonato sódico en contacto con los tumores tan estrechamente como sea posible. Mediante la administración oral para el aparato digestivo, enemas para el recto, duchas vaginales para la vagina y el útero, una inyección intravenosa para el pulmón y el cerebro o la inhalación para las vías respiratorias superiores. Los senos, los ganglios linfáticos y los nódulos subcutáneos deben ser tratados con perfusión local. En cuanto a los órganos internos pueden ser tratados con bicarbonato usando catéteres adecuados situados en las arterias (del hígado, páncreas, próstata y extremidades) o en las cavidades (de la pleura o el peritoneo) obviamente conociendo las dosis adecuadas y observando las reacciones porque cada paciente es diferente. También explica que por lo general un eficaz tratamiento se compone de un ciclo de 6 días de aplicación continua y seis días libres, repetido cuatro veces. ¿Por qué si lo que afirma es tan fácil de constatar no se ha comprobado siquiera por los oncólogos?

Según el propio Simoncini por una razón muy simple: los tratamientos del cáncer con bicarbonato sódico son muy económicos. Según cuenta un tumor de vejiga se puede tratar por 100 euros y un cáncer de piel (melanomas incluidos) por 20 y con un 95% de éxito por lo que esto significa una amenaza para la industria farmacéutica. Lo cierto es que muchos médicos y científicos que trabajan en la investigación y tratamiento de esta enfermedad, coinciden en que la acidez del cuerpo humano es lo que provoca estas formaciones de tejidos malignos y que se debe mantener la alcalinidad en el nuestro cuerpo lo que le da sentido a la teoría de Simoncini. Existe la posibilidad de que la medicina no quiera reconocer esta teoría completamente por considerarlo una amenaza para el negocio de los tratamientos convencionales contra el cáncer, pero está en cada quien el creer o no creer y que están dispuestos a hacer los pacientes y familiares de ellos para ganar la lucha contra esta terrible enfermedad.

Resultado de imagen para CANCER