Электроинструмент Makita по низким ценам
knee surgery

¿Qué pasará con el comercio entre México, Estados Unidos y Canadá?

Imagen relacionada

Escrito por Alejandra Valenciano

 

Después de muchos meses de polémica y expectativa, finalmente llegó el momento de definir el rumbo que tomará el Tratado de Libre Comercio de América  del Norte (tlCAN o NAFtA, por sus siglas en inglés) que sostienen México, Canadá y Estados Unidos desde hace 23 años y que no había sufrido modificaciones sustanciales desde entonces. El escenario cambió con la llegada de Donald Trump a la presidencia estadounidense, quien desde su campaña, anunció que buscaría renegociar el acuerdo e incluso amenazó con abandonarlo, argumentando que pone en desventaja la competitividad de su país.

Sin embargo, Trump ha moderado su discurso radical en los últimos meses de su administración; mientras que los gobiernos de México y Canadá se han mostrado abiertos al diálogo, dejando claro que no aceptarán acuerdos que perjudiquen a sus naciones.

Desde que se puso  sobre  la  mesa,  el  tema  ha  acaparado la atención de políticos, productores y empresarios mexicanos, y no es para menos: 80 % de las exportaciones mexicanas tienen como destino Estados Unidos, y de ellas depende también 30 % del Producto Interno Bruto. Además, el tlCAN ha permitido aumentar más de 480 % las exportaciones de México hacia Estados Unidos. Pero la dependencia comercial es mutua: 40 % del valor de las exportaciones estadounidenses depende de lo que hacen en conjunto México y Canadá. Por eso, los más optimistas ven esta coyuntura una oportunidad para subsanar los huecos que permanecen desde la firma del acuerdo.

Con el afán de escuchar las opiniones de todos los involucrados e integrarlas al nuevo acuerdo, desde mayo pasado, tanto el gobierno estadounidense como el mexicano han impulsado ejercicios de consulta ciudadana. Los resul tados indican que los países involucrados coinciden en lo general, y que más que un rompimiento o la imposición de aranceles a los productos de importación, se pronuncian por un tratado moderno que tome en cuenta las tendencias económicas y tecnológicas que han marcado el rumbo del intercambio comercial en las últimas dos décadas: la economía digital, el comercio electrónico, los derechos de propiedad intelectual, bioenergías, procedimientos aduanales, medidas fitosanitarias y leyes laborales.

Este 16 de agosto comienza formalmente la renegociación del acuerdo; independientemente de los resultados, según los expertos no está de más que México voltee la mirada a otros destinos y reduzca así su dependencia de Norteamérica. Antes de conocer cuáles serán los términos finales de la negociación, algunos sectores ya están  tomando  cartas en el asunto, tal es el caso de los productores de carne vacuna que voltean al medio oriente ante una eventual caída de las exportaciones a Estados Unidos (actualmente,México, el sexto productor mundial de carne vacuna, y Estados Unidos compra el 94% de las exportaciones de los productores mexicanos de carne, según la Asociación Mexicana de Engordadores de Ganado Bovino).

La buena noticia de este escenario es que México tiene muchas áreas de oportunidad para diversificar su intercambio comercial. Por ejemplo, no tenemos tratados con China, Corea del Sur, Malasia y Taiwán, que también son importantes socios comerciales de nuestro país.

Boletin de noticias