Regresemos a las bicicletas.

Imagen relacionada

Escrito por Emmanuel Villaseñor

 

Ya la ciudadanía eligió tener ciclovía en el Blvd. Marcelino García Barragán; tras votar el mes de Julio en la ciudad de Guadalajara, la delimitación del espacio para los ciclistas en las calles es un hecho que pronto servirá para facilitar el traslado de una población con cada vez más problemas de movilidad urbana. Con los años, los automóviles han cobrado protagonismo en la zona metropolitana, esto tal vez desvió la visión de prioridades de muchos usuarios de este medio de transporte, ya que el lugar que ocupa un vehículo motorizado en la pirámide de preferencia de movilidad, es el quinto, seguidos por los camiones de carga, los autobuses y transporte público, los ciclistas en 2do lugar, y encabezando, los peatones. Muchas son las quejas de los opositores a esta demarcación: que no es necesaria la prioridad, que restan espacio a sus autos, que se generará más tráfico, que surgen mayores riesgos, que una ciudad así no funciona, que las distancias Resultado de imagen para personas en bicicletason muy largas para andar en bicicleta, y más excusas que analizando fríamente, son argumentos basados en su propia comodidad, no se nos está obligando a cada ciudadano a movernos en bicicleta, sólo se nos brindan a cada persona que necesita desplazarse, diferentes y más seguras opciones de movilidad. Imaginemos un atasco de automóviles a la hora pico donde los choferes y pasajeros se agobian por el tiempo perdido en la espera, mientras los ciclistas dicen adiós pasando rápidamente a un costado sintiendo el aire fresco después de una larga jornada laboral, a sabiendas de lo saludable que es esta actividad física tras una estática tarde en la oficina, y el mínimo impacto ambiental que producen. Sentirte dueño de tu tiempo, sin depender del tráfico y sus inestabilidades.
¿Cuáles son nuestras responsabilidades como ciclistas? Se nos está ofreciendo la oportunidad de demostrar cuán eficiente es desplazarse con la fuerza de nuestras piernas y un par de llantas dirigidas con un volante que manejamos, es por ello que debemos dar un papel ejemplar, utilizar el equipo de seguridad apropiado es indispensable (casco, luces y elementos reflejantes en vestimenta), cerciorarnos de ser vistos antes de efectuar cualquier acción como una vuelta o un cruce entre calles, ya que aunque se lleve prioridad, hay que señalar nuestras acciones y comprobar ser percibidos; cuando existan las vías preferenciales, hacer uso de ellas; no circular en banquetas o zonas peatonales; y claro, siempre tener en cuenta la prioridad del peatón. Ejemplos de ciudades que funcionan a base de movilidad en bicicletas existen, basta con mencionar a Copenhague, Dinamarca, merecedora al título “ciudad más feliz del planeta” en 2015, siendo más temible un “Ring” (campana de bicicleta) a un claxon, donde se ve tanto una ama de casa a media tarde yendo por las compras en bici, como al banquero al trabajo y al estudiante hacia la escuela.

Ya tenemos un avance en la infraestructura y un sistema de bici-pública, ahora sólo hace falta conciencia, constancia, respeto y tolerancia, y con ello, todos los beneficios de una ciudad despejada de automóviles será parte de nuestros días. 

Imagen relacionada