El incremento de la violencia y la falta de espiritualidad en el siglo XXI

Resultado de imagen para  espiritualidad puas

 

Existen muchas definiciones sobre la espiritualidad, sin embargo, tomo la que considero es útil para nuestro fin, la cual señala que la espiritualidad es: una forma de reafirmación de la vida, si una persona es espiritual, entonces es una persona que busca el cuidado de la vida tanto de sí mismo como de los que lo rodean.

En México como muchos lugares del mundo podemos ver que el incremento de la violencia ha ido en aumento en las últimas décadas, pero aquí lo importante es hacer un análisis de las causas por las cuales sucede esto, para así buscar estrategias para erradicar esa violencia.

Podemos afirmar que hay muchos tipos de violencia y a cada una le corresponde una razón diferente y por lo tanto, una estrategia diferente. En el caso de México una de las causas del aumento de la violencia es la guerra que existe entre los cárteles para controlar el mercado de las drogas.

A nivel personal una de las razones que nos llevan a la violencia en nuestro entorno inmediato es la falta de espiritualidad, vista como la falta de reafirmación de la vida; y me refiero a la vida en todos sus ámbitos, en sus circunstancias buenas y malas, en aceptarla como un todo y no desechar nada de ésta, esto implica entenderla como un todo de experiencias variadas que igualmente nos genera sentimientos múltiples y tan diferentes que hacen que la vida tenga un sentido o un fin.

Ahora debemos comprender que, así como nosotros vivimos tales experiencias las demás personas en nuestro entorno también las viven, por lo que aquí entra también nuestra capacidad de empatía con el otro.

Considero que éste es el fin de la espiritualidad: reafirmar la vida, conocer la vida, conocer nuestra vida para entender la de los demás y así llevar una convivencia más o menos armoniosa en tanto, sabemos que la violencia también es parte de ésta vida, que si bien es cierto se necesita una investigación más exhaustiva para poder afirmar que en algunos casos la violencia es necesaria (como se ha afirmado en política) lo que si podemos afirmar es que es parte de la vida y que en repetidas ocasiones nos topamos con ella a lo largo de nuestra existencia, y que si desarrolláramos más nuestra espiritualidad podríamos aunque no erradicarla.
 
Por Dalila Castillo
 

2018, otro año de incertidumbre para los ‘dreamers’

 Resultado de imagen para dreamers

Todos conocemos a alguien o tenemos familiares que emigraron a Estados Unidos de América en sus primeros años de vida por diversas razones, principalmente económicas. Se fueron cuando eran niños y la mayoría nunca volvieron a su país de origen, ni siquiera de vacaciones. Echaron raíces en norteamérica y adoptaron una nueva lengua, algunos no se desconectaron completamente de la cultura mexicana y desde la distancia añoran las tradiciones que les inculcaron sus padres.  Otros eran tan pequeños cuando llegaron al vecino país que no reconocen ningún otro sitio como hogar, no tienen idea de cómo es su lugar de origen y ni siquiera hablan español. A pesar de que no cuentan con algún documento que lo avale, ellos se sienten completamente estadounidenses, han crecido y estudiado ahí y ahora incluso conforman un sector importante para la economía y el desarrollo estadounidense.

Alrededor de 800,000 jóvenes están en esta situación, 78% de ellos nacieron en México; en promedio tienen 22 años de edad y 65,000 de ellos son estudiantes graduados de la escuela secundaria, hay otros 10,000 graduados universitarios cada año. Deportarlos costaría a los contribuyentes estadounidenses alrededor de 60,000 millones de dólares.¹

En 2012 estos jóvenes vislumbraron un poco de esperanza con la puesta en marcha del programa DACA (por sus siglas en inglés) que les daba un estatus migratorio especial y los protegía de ser deportados. Este programa visibilizó el peso de los dreamers en la economía del país: en 2016, 16% de ellos adquirieron una casa, y en 2017 el 65% pudo comprar su primer coche. Además, 72% de las 25 empresas más importantes del país emplean a dramers adscritos al DACA, ya que son personal altamente cualificado.

Sin embargo el panorama cambió en septiembre del año pasado cuando Donald Trump decretó el fin progresivo de este programa, es decir, ya no se aceptan nuevas solicitudes, pero se mantienen los permisos de trabajo en vigor hasta su expiración. Y aquellos beneficiarios a los que su permiso venza en los próximos 6 meses pueden renovar por dos años más. Después de eso, nadie sabe con certeza qué pasará.

El destino de los dreamers ahora está en manos del Congreso, quien deberá proponer medidas para albergar a estos jóvenes que están dispuestos a luchar hasta el final para dejar de ser considerados “ilegales”. Algunos analistas han planteado que es difícil una deportación masiva y que más bien, los dreamers serán usados por el gobierno estadounidense como una moneda de cambio para construir el famoso muro fronterizo prometido de Donald Trump. Mientras tanto, los jóvenes siguen soñando y luchando, están convencidos de que ya no hay nada que perder. 

1Datos del instituto Cato

Por Alejandra Valenciano

¿Ropa, comida, juguetes? ¿En qué gastamos el fin de año?

Resultado de imagen para compras navideñas 

Alejandra Valenciano

A pesar de los pronósticos optimistas que en ocasiones ofrecen las dependencias gubernamentales, para nadie es un secreto que la economía familiar empeora cada año. La pérdida de poder adquisitivo (capacidad de adquirir bienes y servicios) y la precarización laboral (sueldos y prestaciones cada vez más bajas, con jornadas más extenuantes) son los dos principales factores que laceran los ingresos de las familias mexicanas. Sin embargo, a pesar de las limitaciones, es natural que a fin de año, el gasto de los mexicanos aumente. Echemos un vistazo a los hábitos de consumo de nuestro país.

De acuerdo con una encuesta de Deloitte¹, en comparación con otros países de América Latina, en México se muestra menor temor en lo referente a temas de economía, salud y riesgo a perder el trabajo. Aunque esto no quiere decir que los mexicanos no ahorren o planeen reducir sus gastos.

  • 58 % de los consumidores mexicanos gastaron menos en la navidad del 2016, en comparación con la del 2015. Esta tendencia se ha repetido al menos desde 2013.  Es decir, año con año se reduce el gasto de los mexicanos en las fiestas decembrinas.
  • Quienes sí realizaron un mayor gasto lo hicieron para renovar artículos personales, algunos indispensables (ropa, juguetes, zapatos, relojes, cosméticos, cremas, jabones, joyería).
  • De acuerdo con la misma encuesta, la prioridad en las compras fue la cena de Navidad y de fin de año (66.6%),  seguida de la adquisición de ropa (60.2%). Esto indica que los mexicanos invierten su dinero para satisfacer las necesidades primarias de la familia. Incluso en 2016, la compra de ropa desplazó el presupuesto destinado a los regalos.
  • En lo que respecta al aguinaldo, 32 % lo destinó al pago de deudas, 28 % a compras navideñas y  19 % lo ahorró. Mientras que 20 % de los trabajadores no recibió esta prestación.

¿Sabías que…?
El gasto promedio por persona en diciembre es de $6,800, dividido así:

  • Regalos --- > $2, 801
  • Cena de fin de año ---> $1, 926
  • Cena de navidad ----> $2,073

Ahórrate la cuesta de inicio de año con estos consejos²:

  • Antes de comprar, planea tus gastos dando prioridad al pago de deudas, atención de pendientes médicos y otras prioridades familiares.
  • Oblígate a ahorrar una parte de tu aguinaldo, así fomentarás un buen hábito y contarás con recursos en caso de alguna emergencia.
  • Una vez que hayas definido qué comprarás, conoce, compara y después consume.
  • No tienes que hacer todas las compras navideñas en fechas previas al 24 de diciembre o después del día 25, puedes esperar un poco y encontrar ofertas y promociones.
  • Si te toca organizar la cena de navidad o año nuevo, comparte gastos con la familia o amigos. Así además de aligeras tu carga, habrá una mayor cantidad de opciones.
  • Si tu plan es celebrar fuera de casa, compara opciones y reserva con suficiente anticipación.

 Referencias

1 Encuesta de compras de Fin de Año 2016. Revelación acerca de los hábitos de consumo Consumo y Productos Industriales.

² Profeco

Ser o no ser vegetariano o vegano

Resultado de imagen para veganos

Últimamente muchas personas han venido cambiando sus hábitos alimenticios por una vida más saludable y por motivos variados como puede ser controlar algún problema de salud, costumbres familiares, creencias personales, cultura o por ética. Ser vegetariano no es solo comer lechuga, sino que existe gran variedad de platillos que se pueden preparar. Expertos nutriólogos afirman que cambiar a este estilo de vida tiene consecuencias positivas, pero hay que tener cuidado con nuestro organismo ya que puede resentir la falta de algunos nutrientes.

Si estás pensando en convertirse al veganismo o vegetarianismo, te damos algunas recomendaciones para evitar que este cambio tan radical llegue a afectar tu salud.

Existe una gran controversia entre que, si existe el riesgo o no, de no consumir sustancias que se encuentran principalmente en productos de origen animal.  Lo que sí es verdad y lo afirman los expertos es que las grasas, el calcio, el yodo, el hierro y algunas proteínas y vitaminas son más difíciles de encontrar en alimentos vegetales.

Incluso la gran mayoría de estos nutrientes se encuentran en cantidades muy bajas y en algunos casos, la presencia de los mismos es inexistente en los vegetales. Tal como ocurre con el calcio y las vitaminas D y B12. Si vamos a intentar realizar una dieta vegana, es necesario tomar suplementos o fortificar más nuestros alimentos para que puedan suplir estas sustancias.

Teniendo en cuenta lo anterior, te presentamos algunas de las ventajas del veganismo y/o vegetarianismo.

1. Ayuda a prevenir enfermedades cardíacas.

2. Disminuye la presión arterial.

3. Facilita la expulsión de residuos alimenticios.

4. Los cereales, vegetales y frutas permiten un mayor control de la diabetes.

5. Ayuda a regular los niveles de colesterol y para quienes tienen el colesterol alto los ayuda a erradicar el problema.

6. El consumo de pastas y cereales son buena fuente de energía.

7. Las vitaminas y nutrientes que el organismo necesita están contenidas en los cereales, las frutas y los vegetales.

8. Por lo general es más económica si se prepara en casa.

Otra gran ventaja es que, por el alto consumo de frutas, verduras y tubérculos, se aumenta el consumo de vitaminas, minerales y fibras. Por lo tanto, el aporte calórico de las frutas y las verduras es más bajo que las preparaciones de origen animal pues estas no contienen grasa, por lo que es más fácil mantener un peso y talla más saludable.

Ahora bien, también tiene sus desventajas.

  1. Las vitaminas vegetales no son completas, por ejemplo, no contienen la vitamina B12 que necesitamos y en el caso de los niños, la falta de esta vitamina puede repercutir en su desarrollo.
  2. Expertos nutricionistas también aseguran que los veganos pueden sufrir problemas en su desarrollo físico e intelectual debido a la falta de proteína ya que esta contiene triptófano, una sustancia que proporciona mantenimiento a las neuronas del cerebro.

No es recomendable que los niños realicen este tipo de dietas ya que, en su caso, el periodo de crecimiento implica la ingesta elevada de proteínas, hierro, y grasas para la formación de hormonas, enzimas, constitución ósea y tejidos en general, y lo que resulta más adecuado es apoyarse de los productos de origen animal. En los casos donde los padres son veganos y quieren inculcar estas costumbres en sus hijos, lo más conveniente sería brindar una alimentación de tipo vegetariano al menos durante la etapa de crecimiento y brindarle al niño y adolescente la oportunidad de elegir su alimentación y lo que prefiera consumir. Ya que también se dice que nuestro cuerpo en respuesta del mismo organismo nos pide los nutrientes que más necesita.

La pregunta de muchos es si existe algún alimento que reemplace a las proteínas y la respuesta es que ningún alimento reemplaza la proteína de origen animal. Sin embargo, actualmente se consigue en el mercado diferentes tipos de suplementos de proteínas, aunque siguen siendo de origen animal (están hechos a base de caseinato como principal fuente de proteínas y es extraído del suero de la leche de vaca) y por lo tanto tampoco está permitido en la alimentación vegana. En el caso de la alimentación vegetariana su fuente de proteína se puede compensar con los productos lácteos como el queso, la leche y sus derivados y los huevos también de origen animal, aunque siempre teniendo precaución a fin de controlar el nivel de colesterol.

Es cierto que existen personas a las que les disgusta el sabor o la consistencia de la carne y de igual manera hay personas a las que les disgusta ciertas frutas y verduras, pero en general la tendencia sobre nuestra especie es que disfrutamos del sabor de la carne animal, y que cuantos más años tenemos llevando esta alimentación, es más difícil de erradicar.

Veamos algunas situaciones en las que pudiéramos tener conflicto y que implican ser vegano:

En las reuniones sociales ya sean de familiares o amigos, la comida es parte fundamental y cada vez que vayamos a alguna de ellas, tendremos que preocuparnos por lo que podremos comer, ya que no siempre existen menús vegetarianos ni veganos o tal vez no tengamos de otra que acudir con nuestro tupper.

  • Encontrar productos en el súper, como las leches vegetales, suelen ser costosas y no hay sustitutos de queso, incluso algunos vegetales para preparar estos platillos vegetarianos son difíciles de conseguir en algunos súper mercados y si los encuentras puede que también sean costosos. Así que además de tener que buscar en el supermercado o los mercados locales hay que acudir también a tiendas especializadas en estos alimentos.
  • Las opciones en los restaurantes serán algo escasas ya que tendrás que buscar restaurantes especializados en este tipo de alimentación y buscar alguno que sea económicamente accesible y aun así las opciones más económicas pueden no serlo para todos.
  • En cuestiones de cocina, habrá que re-aprender a cocinar muchas cosas que antes no hacías. Conocer nuevos ingredientes, saber dónde conseguirlos, aprender nuevas técnicas como para hacer carnes vegetales, quesos, y cocinar un montón de cosas que antes no comías ni por casualidad. Lleva su tiempo y paciencia aprender esto, y esta padrisimo si te gusta cocinar, pero para mucha gente esto puede ser un obstáculo ya que puede no ser tan bueno en la cocina o simplemente no le gusta.
  • Si no tienes tiempo o ganas de cocinar, ser vegano será un poco más complicado pues requiere más preparación, ya que, si quieres hacer un queso tú mismo, necesitas más tiempo para poner a remojar las legumbres y esperar los tiempos que requiere la elaboración.
  • Realmente la cocina vegana tiene una extensa variedad de platillos y esto es genial, pero hay muchísimas comidas de origen animal que no tienen un verdadero sustituto, ya sea en sabor o textura. Y aunque queramos negarlo, esto es un inconveniente a la hora de llevar la dieta en forma durante mucho tiempo pues la mayoría de la gente extraña esos sabores que tanto disfrutaba y no es por menospreciar la comida vegana, de hecho, los quesos y carnes veganas son riquísimos, pero hay una diferencia notable entre los derivados de origen animal y los sustitutos veganos.
  • Otra de las cosas es que requerimos de preparar muchas cosas que no conseguimos en el supermercado y terminan siendo altamente perecederas. Por ejemplo, una mayonesa comprada en el súper puede durar varias semanas o incluso meses y una hecha en casa apenas resiste una semana. Las leches aún peor; no duran más que 2 o 3 días y no puedes almacenarlas para abrirlas cuando las necesites.
  • Cuando sales de viaje y no cuentas con un lugar para cocinar, la cosa se complica. Tenemos que buscar opciones donde comer o conseguir un lugar apropiado para cocinar, y así gastar tiempo en averiguar dónde conseguir opciones aptas en lugar de aprovechar el tiempo destinado a nuestras vacaciones.

Resultado de imagen para veganosEstos son algunos de los escenarios más incómodos y no se trata de degradar a este estilo de vida, pero hay que tomarlo en cuenta sobre todo para quienes están pensando en cambiar sus hábitos ya que además de ceder en los hábitos de consumo alimentario, también hay que ceder en un montón de situaciones comunes ya que el veganismo, va más allá de la propia dieta vegana. Es una forma de vida en la que se incluyen ciertas pautas alimenticias, sí, pero también otras ideas que rechazan la explotación animal en cualquier ámbito, en este caso, los veganos sí se oponen a los productos de origen animal como la leche, los huevos o la miel.

Con todo esto, tenemos como conclusión que el veganismo implica varias cuestiones.

La filosofía vegana también rechaza el uso de productos probados en animales. Muchos productos de uso cosmético utilizan este método antes de comercializarse, por lo que los veganos evitan su uso. En este caso, solo consumen productos derivados de hierbas y componentes vegetales pero que cumplan las mismas funciones que los demás cosméticos. En el caso de la vestimenta, por ejemplo, existen tejidos como la lana, el cuero o la seda que provienen directamente de los animales. En la misma línea de contraposición a la explotación animal, los veganos se oponen a la compra de prendas de estos tejidos.

Quizás muchas personas tengan dudas sobre las similitudes y diferencias que existen entre veganos y vegetarianos. Lo cierto es que se trata de dos tipos de alimentación diferentes, aunque tengan algunos puntos en común.

La dieta vegetariana es aquella en la que se eliminan los productos animales (carnes, pescados y mariscos), pero al contrario de los veganos, si consumen los de origen animal, como la miel, los huevos o la leche.

Si bien es bueno adoptar hábitos saludables, también es cierto que no todo el mundo está en este momento de su vida, con la idea firme y con la misma disposición que otros para adaptar su vida a estos cambios.

Black Friday es el nuevo buen fin, alerta contra fraudes.

Resultado de imagen para viernes negro

El buen fin se terminó en México, mientras que en el país vecino el famoso Black Friday está por comenzar este 24 de noviembre. El Black Friday originalmente fue diseñado para adquirir las mejores ofertas directo de los establecimientos, incluso muchos de nuestros paisanos que viven en frontera acuden en búsqueda de mejores precios que en nuestro país, ya que las ofertas en el otro lado son aún más ventajosas. Sin embargo, este evento se ha extendido también para las compras en línea, esto es para evitar congestionamientos en los centros comerciales y disputas entre compradores.

Esta fecha tan esperada por el mercado estadounidense se ha venido adoptando poco a poco en México, de hecho, ya es muy conocido para nosotros como el “Viernes Negro”. Y por si esta fecha no fuera suficiente, también existe el “Cyber Monday”, otra estrategia diseñada básicamente para las compras por internet que inicia el próximo lunes 27 de noviembre.

Cada vez somos más los usuarios del e-commerce y estas dos fechas son las preferidas para quienes ejecutan fraudes electrónicos.

Según Fabio Assolini, analista senior de seguridad de Kaspersky Lab, durante ambas celebraciones y toda la temporada navideña se registra un incremento en el número de fraudes cibernéticos y se han encontrado 5 tipos de estafas más comunes conocidas con su nombre en inglés:  Carding, Phishing, pharming, spamming y vishing.

Con el fin de ayudarnos a evitar ser víctimas de estos ciberdelincuentes, te explicamos en qué consisten estas trampas para engañar a los compradores virtuales:

Carding: Obtiene nuestras claves, en la mayoría de los casos al proporcionarlos mediante tratar de acceder a una compra falsa. Una vez obtenidas estas las claves de nuestras tarjetas de crédito o débito, el estafador controla completamente la tarjeta para realizar operaciones hasta que el titular original la anule.

Phishing: Lo que hace es suplantar la identidad duplicando la web de una tienda online o de algún banco, dándoles apariencia legal y de esta manera hacernos caer otorgando nuestra información como datos de acceso y contraseña de nuestras tarjetas. Para evitar ser víctima de phising siempre hay que comprobar que la barra de direcciones de internet aparece un candado color verde, esto es que tus datos están seguros en esa web.

Pharming: Es parecida al phishing y en esta modalidad de robo, el estafador suplanta el dominio de una web legal para redirigir al usuario a otra falsa, en la que finalmente robara todos sus datos.

Spamming: Estos son mensajes no solicitados que contienen ofertas publicitarias de cualquier tipo, regularmente son cupones descuento entre otros ganchos atractivos que a simple vista son muy creíbles.

Vishing: Esta modalidad es muy utilizada en redes sociales y se caracteriza por inducir a los usuarios por medio de anuncios a que llamen a un número de atención al cliente para lograr una oferta. Esta trampa también se realiza a través de SMS y se llama SMishing.

Por lo anterior y para evitar ser víctima de ataques cibernéticos se recomienda tener en cuenta estos puntos:

Comprobar que el nombre del dominio de la web a la que ingresemos coincida con el nombre de la tienda y que tenga el icono del candado de seguridad en la barra del navegador.

No introducir tu número de tarjeta en cualquier sitio web o que no se haya verificado como en el paso anterior.

No hacer clic en enlaces recibidos de desconocidos por correo electrónico o por amigos por medio de redes sociales, ya que se puede tratar de enlaces maliciosos para descargar malware o páginas de phishing que recopilan los datos del usuario.

Revisar el sitio, por ejemplo, si hay quejas de otros clientes o en su defecto recomendaciones sobre sus experiencias de compra.

Desconfiar de los anuncios llamativos y no dar clic en las ligas recibidas por esta vía. Lo que se puede hacer en estos casos es ir directo al sitio web de la empresa anunciada y así confirmar si la oferta está realmente publicada en el sitio oficial.

Verifique constantemente los cargos realizados a su cuenta bancaria y que realmente coincidan con sus compras. Al momento de realizar una compra en línea, utilizar herramientas como navegadores que protejan la ubicación y la privacidad de datos.

De ser posible, contar con una doble comprobación para autorizar los movimientos de sus cuentas, ya sea que le envíen un código por sms para autorizar la transacción o que se envíe la dirección IP del dispositivo que está realizando el movimiento. Esto lo puedes checar directamente con tu banco.

Evita utilizar dispositivos y redes WiFi públicas cuando necesites introducir datos personales o realizar transacciones.


Este próximo Black Friday y Cyber Monday, hay que ser muy prudente a la hora de comprar y no dejarnos llevar por las engañosas ofertas.