EXTRACCIÓN DE MINERALES

Resultado de imagen para MINERALES

Escrito Por: Rubén Daggett Zavala

Un profundo sentimiento corre por mis venas al hablar de minas o minerales, al hablar de transformaciones en la vida económica de México. En México, al finalizar el gobierno del General Manuel González en 1889, se expiden las leyes mineras, dando a mi familia su auge minero en el país. Luego, durante el mandato de Porfirio Díaz, se constitiuye la Sociedad Minera Mexicana, con ella, mi familia adquiere su estatus de Mineros en Baja California. Más tarde, la ley de 04 de junio de 1892 significó un vuelco en el derecho de la propiedad perpetua e irrevocable en las concesiones mineras, dándome como herencia el título de cuarta generación minera en México; además, se dio una reorganización al sistema de imposiciones que restó poder económico a los estados, cuya administración pasó a ser dependiente del gobierno federal.

Hacia 1884 las inversiones extranjeras en México ascendían a sólo 110 millones de pesos y para 1911 el monto se elevaba a 3,400 millones de pesos, gracias a las relaciones establecidas con Gran Bretaña; mi bisabuelo fue uno de los principales actores que influenciaron dicho crecimiento. Con la expectativa de las potencias europeas, Estados Unidos se queda sin competencia durante las primeras décadas porfiristas y conforme se consolida, se advierte un paulatino ascenso del papel jugado por los intereses estadounidenses en la economía nacional en demérito de la influencia británica.
Durante este tiempo, Gran Bretaña ejercía prácticamente un monopolio controlando un 89% de la inversión extranjera, mientras que Estados Unidos sólo participaba con apenas el 4%. Esto se llevaba a cabo en el hangar Daggett, de ahí partía toda la inversión con los aliados. Los minerales en México son parte de la historia, en Baja California, fueron la principal fuente de desarrollo de la economía por muchos años; de hecho, el Hangar Daggett en Barstow, en la Segunda Guerra Mundial y Daggett Town, fueron trabajados con minerales de esa región, transportados por avioneta hasta Barstow.
Es hora de volver al poder económico y ayudar al país con la extracción de estos materiales.

Resultado de imagen para MINERALES

ECONOMÍA Y ALGO MAS

Imagen relacionada

Escrito Por: AGUSTÍN BELTRÁN

Hace 23 años se firmó el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) entre Canadá, Estados Unidos y México. En un principio muchas organizaciones tanto sociales como políticas se opusieron a dicho tratado comercial. Hoy en día podemos comprobar con datos y hechos que el mexicano en promedio tiene mejor calidad de vida, gracias al tratado de libre comercio. La apertura comercial de México hacia los mercados internacionales, sobre todo la preferencia comercial hacia el mercado más grande del mundo, permitió la adquisición de productos a mejores precios. Esto supuso una ventaja para los mexicanos, pues podíamos adquirir productos a precios más bajos.

Si bien el país ha logrado mejorar la calidad de vida de los mexicanos con la adquisición de productos a mejores precios, aprovechando las ventajas comparativas que el mercado norteamericano ofrecía, éste es el lado bonito del TLCAN, ahora toca mencionar la parte de la que poco se habla.

Hoy en día México es el mayor importador de televisiones del mundo, el mayor productor de automóviles del mundo y la inmensa mayoría de los productos que son importados de México hacia los Estados Unidos no son de origen totalmente mexicano. Por poner un ejemplo, no existe una sola empresa fabricadora de automóviles mexicana, las grandes armadoras son extranjeras, y si bien es cierto que muchas de las partes son fabricadas en México con materiales extranjeros, incluso pre-fabricados en otras partes del mundo (que si bien esto es un proceso inherente a la globalización, no significa que sea lo correcto o que no se pueda o deba cambiar), las verdaderas ganancias de estas “exportaciones” se las llevan las grandes transnacionales a sus países de origen.

El actual presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, tiene razón cuando dice que existe un déficit comercial con México de 58,000 millones de dólares a favor de México, lo triste es que ese dinero se va a los bolsillos de otros países y no se queda en México. Es decir, ellos se llevan los dólares y nosotros nos quedamos con los centavos. Gracias Donald Trump por hacernos repensar el TLCAN.

Resultado de imagen para billetes mexicanos png