YT Peak - шаблон joomla Joomla

EL EX QUE NUNCA SE FUE

superado

Géminis en CDMX
Michelle Figueroa

EL EX QUE NUNCA SE FUE

Pensé que era cliché cuando una amiga me comentaba dentro de nuestras conversaciones interminables más una taza de café: “Cada que me encuentro en una relación sana y estable tiene que aparecer él”. Me pregunté por un segundo y lo analicé al mismo tiempo que le comentaba: ¿No es más bien que nunca lo dejaste ir? Me miró, frunció el ceño y reímos. Y es que no lo crees hasta que te sucede.

Después de varios años de relaciones fallidas, de contactos en el móvil agregados con el alías amor, corazón o cualquier apodo mega romántico, llego él: el indicado; que después de mil filtros y diez pruebas extensas se ganó un lugar dentro de mi mundo y mi adorada rutina.

Decidí que era momento de dejarme llevar, de dejar que me enamorarán y apapacharán, por qué la verdad añoraba ese sentimiento auténtico. Los días pasaron y esa sensación no desistía, al contrario crecía como enredadera salvaje, inmiscuyéndose como un pensamiento constante durante todas mis actividades.

El hecho fue tal que hasta “se me subió lo guapo”. Rubor en las mejillas, ojos cristalinos y sonrisas interminables eran parte de la vestimenta de todos mis días (gracias dopamina).

Pero fue un martes por la noche que el hecho ocurrió, la pantalla negra de mi celular se iluminó y de pronto su nombre; hacía años de su desaparición en mi memoria y de pronto volvía todo aquél sentimiento. Este personaje implicó mucho aprendizaje amoroso y decepciones fuertes, me enseñó el comprender y aprender a respetar la esencia de una persona a base de desprendimiento.

Por un momento dudé en abrir el mensaje, ¿qué podría agregar ahora en mi vida ésta persona? Y fue así que como buena chica géminis: la curiosidad mató al gato, y abrí la conversación. Una imagen de hace cinco años con un: ¿recuerdas eso? No era cualquier suceso, el hecho era especial y el remordimiento más.

¿Fue lo adecuado? Me pregunté a mi misma. Dicen que la distancia pone a cada quien en su lugar pero el destino es punto y aparte. Se construye o se deconstruye.

Un resumen rápido de mi historia con él: Amor universitario, muchos amigos en común, celos inmaduros, indiferencia, desgaste emocional y caos.

Sí tú que me estás leyendo te ves reflejada en esta definición, para en seco. Puede parecer que nunca encuentras la salida o que es parte de pero no es así.

Recuerdo la primera vez que vi “Las ventajas de ser invisible” (esa película de trama adolescente pero con un mensaje muy maduro) quedó guardado en mi mente una línea: “Todos aceptamos el amor que creemos merecer”. Y es que en universidad sale a flote nuestro lado rebelde, caprichoso y obsesivo, con ello la dependencia emocional es más factible y el estancarse en relaciones tóxicas es el pan nuestro de cada día.

Pero ¿a qué viene todo este choro por un simple mensaje? Los amores de tu vida no se olvidan, nunca se olvidarán. La cuestión aquí es aprender a desprenderte de emociones, agradecer los momentos vividos y caminar en dirección positiva.

No sé cuál sea el motivo cósmico que efectúa a favor de la incógnita “ex de regreso” creo más bien en las pruebas que tú misma vas atrayendo. A mí me sucedió y sé que al igual que muchas otras chicas, lo tomé, lo procesé y lo digerí para únicamente dejar lo nutritivo de esa relación: crecer y dejar ir lo que ya fue.

 Relaciones a distancia 10

 

Publicado en LV-Romance

Sexo en el frío

¿QUÉ HACER CUANDO LA TEMPERATURA BAJA? 

IMG 20181107 193605

Obra de arte por: Irene García.

Texto por: Juán Alberto Hernández, Terapeuta.

Una de las formas más comunes de prácticas eróticas es aquella donde las personas buscan un lugar para disfrutar y descansar para realizarlas, quizá por eso en varios medios de comunicación hemos visto que el modelo más común es aquel donde la playa se elige como un emblema y hasta hemos escuchado más de alguna vez que en el mar la vida es más sabrosa.

Sin embargo, hoy te planteo otra alternativa: el sexo en el frío. Antes que nada es conveniente tomar en cuenta que como en cualquier lugar, se vuelve significativo el hecho de que puedas prepararte para un encuentro en esas características puesto que tu cuerpo requiere que estés en condiciones óptimas para hacerlo, recuerda que entre más baja sea la temperatura, tu cuerpo tendrá que hacer un mayor esfuerzo para conservar el calor y eso puede traer como consecuencia que estés más preocupada por no tener frío que por disfrutar.

Quizá por ello, otra alternativa es que busques un punto donde el frío se haga presente y al mismo tiempo te permita disfrutar de un encuentro erótico, para ello es conveniente que estés en un lugar que puedas regular los elementos del clima, es por eso que las prácticas a la intemperie, tienen su dosis de aventura pero pueden volverse complicadas y contra productivas para dejar de ser algo disfrutable y volverse sufrible.

Sin embargo, si encuentras otro espacio, tal vez una cabaña o un cobertizo, es conveniente que acomodes y adaptes el lugar a tus necesidades, incluye un toque personal para que te sientas cómoda y que el frío sea parte de la decoración y no una preocupación.

Ahora que continuamente estamos escuchando sobre el tema del calentamiento global, implica para todas nosotras, además de aprender a cuidar el planeta, la necesidad de adaptarnos a ambientes más cambiantes, lo cual también lleva a que podamos tener mayor flexibilidad dentro de nuestras conductas tal como nuestros antepasados también lo hicieron.

Para leer más: Angulo, J., Eguizabal, J., & García, M. (2008). Sexualidad y erotismo en la prehistoria.Revista Internacional De Andrología, 6(2), 127-139. doi:10.1016/S1698-031X(08)75681-4

Publicado en LV-Romance

Idealización del sexo

image 82964

Por: Julieta

¿Cómo no idealizar el sexo? Además de delicioso, es la única forma que tiene una pareja para estar solamente uno para el otro, donde nadie existe en ese momento, solo cuerpos disfrutando del placer. Es el único momento, si lo veo del lado romántico, que esa persona te pertenece, se vuelven uno, se sienten, se aman sin importar ninguna circunstancia.


Si lo veo del lado del placer, se convierte en una fantasía; por eso es tan idealizado el sexo, forma parte del enamoramiento, de un deseo donde la expectativa es el placer de película, el perfecto, en especial cuando termina y cada quien se va a su casa.
Es difícil la primera noche, aun no siendo la primera vez; besas con timidez, desnudas con cautela, hay que leer entre palpitaciones, respiraciones.


La idealización del sexo se engrandece de esas fantasías sin lazos afectivos pero que llegan a un éxtasis perfecto, es algo así como el fruto prohibido. “Puedo llegar a ser esa esclava, ese verdugo, ese juego que dura solo la obscuridad de la noche, esa noche que se idealiza por la persona deseada. Se puede fantasear con su piel, idealizar su aroma, ¿a qué sabrá el sabor de su hombría?; me estremezco de solo pensarlo, conocer su intimidad, su habitación, sentir mi cuerpo desnudo sobre sus sábanas. Idealizo esa noche antes de que pase, humedezco mi ser, mientras sigo imaginando cada parte de su piel, ¿cómo serán sus caricias? La fantasía más grande sería dejarte sin aliento, que no exista retorno después de tenerme, que mis besos comiencen a enloquecerte, porque pienso sacarte la ropa y desnudarte la vida, así soy yo, desenfreno en la cama y locura en la vida. Parte de la idealización es el pensar en que exista una segunda noche y una tercera... eso quiere decir que todo salió genial y mi ego se regocija. Y puede que el sexo termine en amor.

pareja abrazo

Por: Dr. Juan Alberto Hernández Padilla

Una de las características propias del contexto donde nos vamos desarrollando es el uso continuo de la tecnología. Utilizamos aparatos para comunicarnos que hace treinta años eran impensables y que nos han facilitado el conocer y acercarnos a unas realidades que no eran tan fácilmente accesibles.

Junto con ello, también ha implicado una serie de retos, puesto que el desarrollo de la tecnología también ha venido de la mano de la industria del entretenimiento para adultos, basta con que mencionemos dos ejemplos como son el cobro por internet por ver videos e imágenes y las molestas ventanas que se abren en nuestros navegadores para mostrarnos mujeres u hombres provocativos.

Este auge de la sexualidad que se ve, nos ha facilitado que se haga uso en las redes sociales de videos grabados con celular, memes, y hasta el sexting. Todo ello nos sitúa en un momento en la historia de la humanidad donde nunca habíamos tenido tanto acceso a tantos contenidos sexuales y eróticos. Todo ello nos lleva a generarnos una serie de expectativas que en la realidad difícilmente sucederán.

Por ejemplo, se espera que nuestros cuerpos cumplan con un modelo determinado, y para ello, los cirujanos estéticos están teniendo problemas por que antes las personas deseaban hacerse operaciones para reducir tallas, quitarse la grasa o aumentarse senos o trasero, ahora el reto que asumen es que las personas quieren operarse para verse como aparecen en sus fotos de Snapchat.

Con relación a nuestras prácticas eróticas; si una parte es el cuerpo, la otra es el desempeño, nos preocupa tanto que no cumplamos como los y las personas que vemos en los videos que recibimos, que nos deslinda de la posibilidad de enfocarnos y disfrutar de un momento con una pareja. Suponemos que el mejor ejemplo son las películas donde el encuentro con la otra persona vendrá acompañada de magia y nos van induciendo a que tiene que cumplir una serie de reglas: chocolates, rosas, vino, etc. Y al momento de que eso no sucede, sentimos que algo nos hace falta. Por eso mismo valdría la pena diferenciar entre la idealización y la fantasía.

La fantasía es un lugar donde nosotros podemos crear y disfrutar los elementos que nosotros consideremos que nos agradan, sabiendo que al ser algo muy propio, podemos visitarlo cuando queramos. Este lugar en muchas ocasiones nos ayuda cuando la realidad se vuelve complicada, o simplemente cuando queremos agregarle un poco de magia a nuestra vida sexual.

En cambio la idealización obedece a una serie de creencias que son impuestas desde afuera, como si fuera una moda. En nuestras prácticas eróticas valdría la pena recordar una frase muy famosa: ¡de la moda lo que te acomoda!

Para leer más: Crooks, R., Baur, K, Campa Rojas, L. & Delfín Lara, F. (2010). Nuestra sexualidad. México: Cencage Learning

Cel:3333621958

Publicado en LV-Romance

Cuando te alejas de uno para estar con otro

romance

NARRATIVA POR JULIETA

TEXTO POR JUAN ALBERTO HERNÁNDEZ

Julieta nos cuenta:

Siempre antes de terminar una relación, pasamos por un periodo en el que analizamos nuestros sentimientos, nuestra relación; periodo en el que nos cuestionamos todo. Y cuando decidimos dejar a esa persona por otro es porque todos esos cuestionamientos anteriores ya se habían hecho y muchas veces no somos conscientes de ello. Cuando sigues enamorada, no hay hombre que nos parezca atractivo, no existe quien pueda quitarle el lugar a quien amas. Pero cuando no es así, es tan fácil tomar esa decisión, dejas atrás todo lo que en algún momento te hizo daño para lanzarte a una nueva aventura de amor que te ofrece la vida.


Tantos años anclada a una relación que no podía ser más de lo que había, que por más que me pareciera en momentos suficiente, su fin había llegado; y yo por otro lado estaba ahí hablando con él. Un día, dos días… se convirtieron en semanas. Preguntando todo, con gran ansiedad de saber quién era ese hombre tan espectacular en voz y en lo que me escribía.
Lo vi por primera vez por fin después de mucha insistencia, los dos nerviosos tomando una bebida tras otra para distraerlos. Yo lo vi guapísimo y me pareció aún más platicando frente a él. Ahora me confiesa que llegó en pijama porque no alcanzó a cambiarse. Y aun así yo lo vi perfecto, es porque estaba lista, lista para dejar atrás el pasado y conocer a esta persona.
Cuando terminó la cita, caballerosamente me acompañó a mi auto, se despidió y se alejó; a los segundos regresó, tocó mi ventana, bajé el vidrio, y él  tomó mi cara con sus manos para besarme. ¡Eso sí fue inesperado! Pero me gustó mucho, me hubiera gustado que regresara. Y de ahí siguieron tres noches mágicas, donde el tinto, una buena cena y su compañía hacían magia con la noche. Aún recuerdo como me tomó del cabello y volvió a besarme mientras pasaba el vino de su boca a mi boca...
Después de la tercera noche, la magia estaba hecha y mi mirada me delataba, caí enamorada de él como si fuera una niña de secundaria.
Él me dice que me veía radiante esa noche y creo que más bien el hechizo cayó para los dos; irradiábamos la alegría de sentirnos enamorados.
Mi mundo cambió, mis noches se hicieron estrelladas, mis mañanas con calor que solo el amor puede dar, mis tardes se convirtieron en suspiros al sólo pensarlo. Creo que jamás en mi vida he sentido tanto amor concentrado en un hombre, mi hombre.
El pasado quedó atrás, valió la pena todo el tiempo que desperdicié de vida para por fin encontrarlo, ahora sé que es él.
Somos magia cuando reímos, somos magia cuando bailamos, somos magia cuando hacemos el amor… ¡somos magia juntos! La unión de dos almas que quieren estar juntas. Y las personas se dan cuenta, lo perciben, el amor se siente a kilómetros.
A veces el amor nos juega cambios en nuestro destino, nos muestra el camino por más complicado que parezca al principio. Alguna vez alguien me dijo: “La vida está llena de señales, solo es cuestión de verlas”; ¡y las vi! Cuando eres capaz de mover el mundo entero para estar con él; más claro no puede ser. Incluso alejarte de alguien para disfrutar de lo que la vida te está regalando; y a mí me regaló el verdadero amor.

romance3

Juan Alberto Hernández, nuestro terapeuta comenta:

Quizá haya sido algo que te haya pasado a ti o a alguna conocida, pero en muchas ocasiones, nos encontramos en una situación donde al momento de tener una relación, no nos sentimos tan a gusto y preferimos alejarnos para darnos la oportunidad de estar con alguien más.

Frente a un escenario así, una de las cuestiones que valdría la pena reflexionar, es; ¿cuáles son las experiencias nuevas que suponemos que esa nueva relación nos va a aportar?, y ¿qué es lo que aprenderemos de nosotras mismas?

Es muy común que al estar en una circunstancia pareciera que el hecho de buscar algo diferente nos aleje de aquella relación que tratamos de dejar. Sin embargo, el asunto es que puede ser que tu vivencia sea diferente de lo que te imaginas, quizá el tema relevante es evidenciarte que lo ajeno se vuelve distinto en relación con la relación que tienes y que estás dejando, por esa misma razón, cuando se termina una relación, la otra no es necesariamente lo que antes nos habíamos imaginado.

Nuestras prácticas eróticas, están situadas en las experiencias que tenemos con los demás y con nosotros mismos, por eso, el hecho de alejarse de una persona, también implica el dejar nuestros patrones de comportamiento erótico para plantear otros o al menos matizar los que ya tenemos para abrirnos a nuevas posibilidades.

Por eso si estás en medio de irte o quedarte, hay varias opciones: si eso implica dejar una relación, adelante, suelta, permite que tu cuerpo también se despida. Si consideras que es tiempo para estar con otra persona, vale la pena entonces que haya espacio en ti misma para darle la bienvenida. Sin embargo, si lo que quieres es estar con ambas personas, valdrá la pena que organices tus tiempos y los cuidados que eso conlleva, una sugerencia sería que la mejor y más valiosa respuesta es que antes que nadie, puedas estar contigo misma lo mejor posible.

 

Publicado en LV-Romance

Relaciones a la intemperie, adrenalina en la relación.

Resultado de imagen para sexo al aire libre

-Me GUSTA el jugueteo, el coquetearle en público, ponerlo nervioso y provocar que alguien más nos esté observando.  

-Me GUSTA sentir esas miradas cuando lo beso en público o paso sigilosamente mi mano por su pantalón queriendo que alguien me descubra y se dé cuenta cuánto nos deseamos. 

-Me GUSTA subir fotos a las redes y que todos vean cuánto nos disfrutamos, quisiera gritarles que es un placer estar juntos, que es un placer sus manos sobre mi cuerpo, la mirada que me hace cuando veo deseo en él, en especial esa arruga que se le marca con su coqueta sonrisa y todavía se atreve a verme como un tigre a su presa, como un ángel con ojos de demonio, con antojo, con deseo, con hambre. 

-Me GUSTA ver como se masturba intentando verme a los ojos, tratando de desviar mi mirada que le causa conflicto y adrenalina al mismo tiempo. Trata de buscar su orgasmo sobre mi pecho, mientras de sólo pensarlo parezco un lienzo dispuesto a ser escrito. 

-Me GUSTA la adrenalina del placer sin límites, practicar el amor no convencional y disfruto el combinar todo ese amor con el placer carnal que se vuelve una droga, la más exquisita y fuerte, capaz de mantenernos enamorados como estúpidos uno del otro.  

-Me GUSTA vernos al espejo, donde se puedan reflejar nuestros cuerpos mientras me besa el cuello, atrás de mí, recogiendo mi cabello con sus manos y moviéndose muy cerca de mí. Puedo sentir como crecen sus ganas de hacerme el amor, de penetrar mi alma y comienzo a gemir al ver reflejada la imagen frente a mí. ¡Qué espectáculo! De seguro los vecinos nos envidian al escucharnos. 

Me muevo un poco hacia adelante para que tome lo que le pertenece. Él toma mi cadera y la acerca a él. Que impactante es vernos, como si no fuéramos nosotros, como si estuviéramos viendo una película donde somos los mejores actores que hay.

Lo deseo como ni el mismo lo imagina y no es el sexo, necesito de él, del deseo que provoca en mí, de las cosas que salen tan naturales y espontáneas, aunque no entren en el patrón clásico de lo normal; y no quiero serlo, porque todas estas locuras mantienen un fuego entre nosotros que nadie puede apagar. 

-Me GUSTA que en realidad el no besa ni mis labios ni mi piel. No sé cómo lo hace, pero se mete tan dentro y sin tapujos. Siempre tiene todo perfectamente planeado para que yo viva jodidamente enamorada de él. ¡Sin vuelta atrás! 

-Y SI ME GUSTA, ¡ME ENCANTA!  

POR: JULIETA

Publicado en LV-Romance