YT Peak - шаблон joomla Joomla

VENECIA

 AKS7143baja

La Venecia del norte en Bélgica o Estocolmo, la de Oriente en Suzhou o en el Lago Inle, la portuguesa en Aveiro, la pequeña Venecia de Colmar, la australiana en Gold Coast y otras decenas más. ¿Qué tendrá Venecia que todas quieren compararse con ella?

Venecia solo hay una… o dos, ya que más allá de los habituales atractivos cercanos a San Marcos, se esconde una mucho más misteriosa y olvidada, especialmente en los distritos de Cannaregio y Castello, esa de callejuelas laberínticas y canales silenciosos, lejos de la muchedumbre, y que oculta múltiples leyendas e historias de tiempos pasados.

Por supuesto que si viajas a Venecia no puedes dejar de admirar la Basílica de San Marcos al detalle, conocer el Palazzo Ducale e internarte en el Puente de los Suspiros, contemplar el salón más elegante de Europa en la Plaza de San Marcos y subir al Campanile, cruzar el puente de Rialto y observar el ritmo frenético del Gran Canal, adentrarte en el mercado de Rialto y su ajetreo, pasear en góndola por los canales venecianos (con o sin serenata), surcar el Gran Canal en vaporetto, embarcarte hacia la isla de Murano, Burano y hasta Torcello, descubrir la Basílica di Santa María della Salute, atravesar por el Ponte dell'Academia (único de madera), maravillarte ante el último astillero de Venecia (Squero di San Trovaso) o pasear por el Ghetto Piccolo en Cannaregio.

 AKS7220baja

¿Quieres vivir la Venecia que es tendencia? Estos son algunas de las recomendaciones que no deberías perderte:

  • -          Ir a un “happy hour” en Campo Santa Margherita.
  • -          Descifrar los tesoros de la Librería Acqua alta.
  • -          Contemplar Venecia desde las alturas en "Il Fondaco dei Tedeschi, el campanario de la Basílica de San Giorgio Maggiore) o desde de una terraza con vistas en el “Skyline Rooftop Bar”, en la azotea del Hilton Molino Stucky.
  • -          Tomar un café en el histórico Café Florian o Grancaffé Quadri.
  • -          Entrar en algún taller veneciano de máscaras.

¿Dónde comer?

Si quieres disfrutar de la Venecia más auténtica, te sugerimos tapear en alguna de las más antiguas hosterías venecianas con un vino y un cicchetto como por ejemplo All'Arco, Santa Marina, Cantina Do Spade o alguna de las trattorias como “Antica Trattoria Poste Vecie” o “Trattoria Antica Carampaner”. Si prefieres ajustar tu presupuesto, “La Pizzeria L’Angelo” es un pequeño local con las mejores pizzas de Venecia.

 AKS6837baja

Todos tenemos el pendiente de ir o regresar a Venecia, quizá porque todos tenemos igualmente la deuda de enamorarnos un día y, en el mejor de los casos volver al amor.

Tener la dicha de recorrer sus intrincados laberintos y transitar lentamente sus canales llenos de misterio. Pasa igual que en el amor; porque se empieza por la tarde y mientras el sol se despide con colores, lo podremos extrañar, pero ansiamos que nos abrigue la noche. Más aun siendo un misterio; porque cuando se trata de dos, no se sabe bien dónde está el principio, pero mucho menos se sabe dónde habremos de terminar.

Es un trayecto que obligadamente se cubre en pareja, el vaivén de la góndola emula el paso de la amistad al amor, un trayecto sin certezas donde el agua nos hace sentir que flotamos igual que en un sueño; en un camino que va descubriendo las maravillas de un flechazo mutuo, avanzando juntos muy despacio para llegar a la siguiente farola, para llegar al siguiente puente, para llegar al siguiente beso.

Ese beso que se repite una y otra vez en el recuerdo, y que uno termina por confundirlo con tantas otras “primera vez”, porque le hemos adicionado algún detalle cada vez que se ha repetido en añoranzas. Porque la memoria deja de ser histórica cuando uno desea rememorar y poner acento en emociones. Así se logra que el recuerdo conmueva por lo que representa, más que por lo que fue. Por eso Venecia es apenas un puntito en un mapa, pero en el plano de la sensación, es un mundo de emociones que no se cansa de conmovernos.

Cada esquina, cada piedra es motivo de emotiva celebración. Cuando ya te has besado lo suficiente; cuando te sientes local por la confianza de esa relación. La ciudad te ofrece el embrujo del carnaval. Hay quienes piensan que ponerte una máscara oculta tu rostro, pero en verdad la máscara no cubre… sino que descubre tu verdadero ser.

 En esa mascarada se permite la risa como el vehículo para llegar al exceso, desde la extravagancia en el atuendo que amplifica y proyecta nuestro ser interior. Un exceso que por sí mismo no es el destino, sino más bien es un puente que adorna el paso de los transeúntes.

Así sin pensarlo, hemos cubierto el ciclo de aprendizaje para ser leyendas. Hemos hecho lo suficiente para enamorarnos en Venecia; para ser otros, para ser lo que siempre quisimos ser, para estar con quien deseamos estar y determinantemente amar a quien deseamos amar.

Venecia fue un curso intensivo de caricias, un taller de cercanías inquietantes.

Y al final de la signatura, recibimos el título de amantes.

 AKS6985baja

 AKS7089baja

ARTÍCULO POR: ISAAC MARTIN | www.chavetas.es

POEMA: MIGUEL ÁNGEL ROSALES |

FOTOGRAFÍAS POR: ADAM KATZ SINDING F@ AKS | WWW.ADAMKATZSINDING.COM 

Publicado en LV-Aventura