Simplemente no me gusta

77
 
Por: Michelle Figueroa
Géminis en CDMX
 
Ya viene esa fecha del año que todos decidimos amar u odiar y aunque depende mucho de
nuestro estado de ánimo o estatus sentimental para tomar una decisión, ése sentimiento está
presente. Angustia, tristeza, incluso depresión. Una palabra tan fuerte que es propiciada por una
era en donde el alejar está de moda, así que me gustaría proponerte un cambio de perspectiva.
 
Deprimirse ya no es una opción. Renovarse, sí.
 
En algún momento de nuestra vida TODOS hemos experimentado el rechazo en diversas facetas;
laboral, estudiantil o incluso el temido rechazo sentimental. Ése que emerge con la frase
“Simplemente no me gusta” y sus diversas variantes.
 
Una frase con la que nos podemos trasladar varios años atrás, incluso décadas; en donde el origen
de nuestros temores e inseguridades surge para marcar nuestra personalidad y la forma en la que
nos relacionamos con el amor.
 
Y es que nos han obligado a presentarnos como personas fuertes y que el verbo rendir no se
encuentre dentro de nuestro léxico. Que “el deber aceptar el resultado” es parte de crecer y de
 
ser mejores.
 
Una mejoría que haces por inercia; el redimirse hacia el rechazo con la máscara de valentía
mientras el corazón se encuentra compungido con la mirada cabizbaja.
 
Piensas mientras te reprochas: ¿Eso te pasa por enamorarte? Sabías que no era buena idea
expresar y verbalizar tus emociones. Pensamientos tan viciados y contraproducentes que poco a
poco te sumerge en una falta de libertad tan obvia y a la vez confusa en donde pierdes por
completo la plenitud de ser TÚ.
 
El mundo es el encargado de cruzarnos con eventos significativos y la vida de guardarlos pero el
amor propio es el único que nos abrirá la puerta hacia la permisividad de nuestros sentimientos.
Como diría Ru Paul: “Si no eres capaz de amarte a ti mismo, ¿cómo pretendes amar a alguien
más?”.
 
Por eso reinventemos San Valentín, con o sin pareja si tu corazón tiene ataduras y reproches al
momento de presentarte frente al espejo, no tienes derecho a decir que el amor no es para ti o es
una sensación demasiado poderosa que no puedes sostener sin desplomarte.
 
Sé fuerte, confróntate y ámate.
 
El cómo descubrir el enfrentamiento mente y corazón es sencillo pero imperceptible para aquellos
dispersos o ciegos a voluntad propia.
 
Científicamente cuando originas la sustancia dopamina te encuentras en el estado de mayor
felicidad pero como no contamos con un laboratorio a nuestra disposición que nos indique la
existencia de la sustancia en nuestro cuerpo, los ojos nos ayudarán a descifrarlo.
 
Esa ventana del alma que no podemos callar o ignorar. Míralos detenidamente y verás cómo en
cuestión de segundos tu corazón se abre y deja fluir todos los miedos, ira, reproches e
inseguridades, y con la capacidad que, créeme, todos tenemos, tu mente escuchará y tranquilizará
con las respuestas más acertadas que sólo el portador de la vivencia sabe cómo resolver. En otras
palabras: tú.
 
Por ello te invito que este día o el siguiente o la siguiente semana, tomes conciencia de todo lo
que en algún momento te has prohibido sentir y dejes que fluya. Total, el no ya lo tienes, ahora ve
por el sí.
 
Pdt: Sólo recuerda se fiel a ti mismo, sin dañar en demasía al tercero.
 
79

Información de Contacto

LUVAN MAGAZINE

Datos de Contacto

[modid=IDOFMODULE]